TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

martes, 2 de febrero de 2016

“LEYENDA DE HAFSA LA TOLEDANA (MÁS CONOCIDA COMO HAFSA AR-RAKUNIYA)” de AMAL KHIZIOUA

I.                    Canto en la Alhambra
II.                  Toledo fue una fiesta (o Amor y reencarnación en Toledo)
III.                Canciones en la Plaza Jamaâ El Fna

I. Canto en la Alhambra
“Así cae la máscara y aparece el rapaz
sin vergüenza y vestido con su crueldad.
¿Cómo pudo creer que se puede lograr con violencia
lo que no pudo conseguir con suavidad?
¡Como si fuera posible retener el Amor
con manos manchadas de Sangre!
¡Ay, Maldito, con manos manchadas de Sangre!”

Al final del canto, la voz continúa diciendo:
- Ese fue el último poema que yo, Hafsa La Toledana, escribí y envié al gobernador de Granada ese año de 1163, antes de marcharme. ¡Ese maldito había matado a mi bien amado Abu Yafar y pretendía amarme y retenerme a su lado! Era tan vanidoso que, mucho más tarde, les hizo creer a todos que durante veinte años, yo no había podido escribir nada, como si lejos de él y de Granada, yo no hubiera existido. ¡Qué inocente!
La voz de la cantante todavía resonaba en su oído cuando una mano ligera le tocó al hombro y la voz de la misma persona le dijo:
- Dime, ¿me estás siguiendo o qué? ¡Te veo por todas partes!
El hombre levantó la mirada y descubrió con asombro, a su lado, a la cantante, sonriéndole maliciosamente. Mientras ella hablaba, él la contemplaba: con esas perlas en su cabello rizado, su túnica carmesí bordada con hilo de oro y su larga falda de seda azul, parecía recién salida del pasado, de ese siglo XII del cual hablaba tan apasionadamente. ¡Parecía una reencarnación de la misma poeta Hafsa La Toledana, reaparecida en esos jardines encantadores de la Alhambra donde se había tenido lugar su recital de canto medieval!
Ante esta pregunta tan directa, el hombre decidió responder de la misma manera:
- ¡Pues, en verdad, sí…! ¡Hace un mes que te sigo, de recital en recital, de monumento en monumento y de bar en bar, en todos los lugares donde has cantado los poemas de Hafsa y contado su vida! ¡Te sigo desde que empezaste tus recitales en Granada, porque estoy fascinado por tu canto, tus poemas y por la vida de la poeta Hafsa, que narras tan apasionadamente como si fuese la tuya propia! Y sobre todo ahora, necesito saber lo que ha ocurrido durante esos veinte años, donde fuiste tras la muerte de Abu Yafar y también por qué cambiaste de nombre y elegiste como nombre “Hafsa La Toledana” en lugar de “Hafsa ar-Rakuniya”, más conocido históricamente.
Todavía sonriendo y con mucha más consideración e interés, la cantante le replicó:
- Y a ti, ¿de dónde te viene esa curiosidad tan apasionada? Ahora parece que no soy la única que se apasiona por el siglo XII en el Al Ándalus, ¿no…?
Viendo que no obtendría respuesta, si no le daba más información sobre él mismo, el hombre sonrió a su vez y le explicó que era historiador especializado en el periodo andaluz y también musicólogo.
Luego, alrededor de un vaso de té caliente, ella consintió en revelarle que, además de cantar, era también profesora de canto y traductora, y añadió:
- ¡Si quieres conocer la verdad sobre esos veinte años, ven conmigo a Toledo! Mañana, voy a participar en el «Encuentro Anual de la Escuela de Traductores de Toledo» y, si vienes a mi presentación, obtendrás las respuestas que buscas.

II. Toledo fue una fiesta (o Amor y reencarnación en Toledo)
Ahora, sentado en la sala de conferencias de la Escuela de Traductores de Toledo, el historiador contemplaba a la cantante en su intervención mientras pensaba que, incluso en su papel de traductora e investigadora, seguía pareciendo recién surgida del pasado. Es verdad que en ese antiguo monasterio de arquitectura mudéjar, convertido en Escuela de Traductores en el siglo XII, y donde nada parecía haber cambiado, todo le parecía un poco irreal: las arcadas del techo; los muros de piedra rugosa; la luz que entraba por los arcos de las altas ventanas e inundaba la inmensa y antigua sala de conferencias incrustada entre galerías; Hafsa, iluminada por esa misma luz y siempre vestida al estilo medieval, y hasta los mismos asuntos debatidos en el «Encuentro…».
Desde el día en que vio a esa mujer tan apasionada y enigmática, él dudaba más que antes entre el siglo XII y el presente del siglo XXI, sin poder distinguir a menudo la realidad de la ficción histórica. Y lo que más le inquietaba, a veces, es que no sabía tampoco lo que le más le gustaba: ¿estar en el siglo XXI o en el siglo XII? Pero le bastaba mirarla para desear hallarse donde ella misma eligiera…
Tenían tanto en común: durante el trayecto de Granada a Toledo, que habían hecho juntos en el coche de Hafsa, habían descubierto que, cuando hablaban juntos de aquel periodo en que tanto florecieron las artes y la sabiduría en el Al Ándalus, ambos se sentían transportados de la misma manera, como si hubieran conseguido viajar en el tiempo.
¿Quizás había personas que poseían el don mágico de trasladarnos en el tiempo y Hafsa era una de ellas? Precisamente, es lo que estaba logrando en ese mismo momento… Estaba transportándolo, con sus palabras, a aquella época en que se habían encontrado y mezclado el Oriente y el Occidente, creando así, lejos de las influencias austeras de sus orígenes, una nueva cultura más libre, más próspera y enriquecida con lo mejor de ambos mundos.
Estaba en ese punto de su delicioso sueño “histórico” cuando una frase lo despertó repentinamente y, con gran asombro, escuchó a Hafsa revelarle la verdad que él le había pedido sobre aquel hueco oscuro, aquellos veinte años trascurridos tras la muerte de Abu Jafar:
- Este manuscrito, que he encontrado en esta sección especial de la biblioteca de la Escuela de Traductores de Toledo, donde nos hallamos ahora, demuestra que Abu Yafar no murió aquella maldita noche en Granada. El manuscrito se titula «Poemas de amor escritos en Granada y Toledo, por Hafsa La Toledana y Yafar El Toledano» y empieza con una larga introducción relatando el encuentro y la relación amorosa de los dos poetas en Granada, relación feliz que incluyó hasta los celos, y la reacción furiosa del gobernador, que quiso matar a Abu Yafar para separar a los amantes y quedarse con Hafsa. Pero, aquella terrible noche, quien fue realmente crucificado fue un primo suyo que se le parecía mucho y que estaba también implicado en el complot contra el gobernador de Granada. Abu Yafar consiguió huir disfrazado y fue a refugiarse a Toledo. Poco después, Hafsa se reunió con él allí y ambos ofrecieron sus servicios como traductores a Alfonso X. Debido a su fama, fueron acogidos favorablemente e integrados en la labor de esta famosa Escuela de Traductores de Toledo, recién fundada por ese monarca, culto y abierto, que supo aprovechar la confluencia de diferentes culturas y de tantos sabios cristianos, judíos y musulmanes. Alfonso X quería transmitir y difundir la riqueza y sabiduría de estas tres culturas para combatir pacíficamente la violencia nacida de la ignorancia. Luego, para más seguridad, Abu Yafar cambió de nombre y se llamó Yafar El Toledano. Hafsa ar-Rakuniya renunció también a parte de su antiguo nombre y se llamó Hafsa La Toledana, puesto que la denominación de “ar-Rakuniya”se la debía a una provincia del Magreb llamada “Rakuna”, que el padre del maldito gobernador le había ofrecido para recompensar su gracia poética. Ahora, solo sentía horror por todo lo que estuviera relacionado con aquel maldito soberano y solo quería borrar toda huella de aquel hombre tan posesivo y malevolente… La introducción del manuscrito es tan detallada que describe minuciosamente la vida cotidiana que tenían en este encantador lugar donde florecen y se transmiten la sabiduría antigua y moderna y también las más diversas artes. En aquel entonces, las traductoras y los traductores vivían juntos en la Escuela donde trabajaban y se alojaban en las antiguas celdas de los monjes, convertidas en confortables habitaciones. Las mañanas estaban consagradas a traducir los antiguos manuscritos griegos, y por las tardes, se enseñaban lenguas, el arte de la traducción y también otras artes, como poesía, música y canto, a las numerosas alumnas y alumnos de varias categorías sociales. Los profesores tenían dos días libres por semana para descansar, leer, practicar y crear, cada una y cada uno según su especialidad. Las creaciones producidas eran compartidas al final de la tarde en el patio de la Escuela: había lecturas de poemas, recitales de canto y conciertos de música para alumnos y profesores. Luego, después de la cena común en el antiguo refectorio, muchos de ellos iban a animar la vida nocturna de Toledo con sus talentos, improvisando canciones y música en las tabernas, esta vez para un público más popular. Además, cada fin de mes, para el monarca Alfonso X y su corte, se organizaba en palacio un día destinado a la presentación oficial de las traducciones cumplidas y de las variadas actividades culturales. Posteriormente, también se organizaban conciertos y recitales de canto por toda la ciudad: en las calles, en las manufacturas y en la plaza del mercado. Finalmente, cada año, se celebraba la primavera con un gran encuentro sobre el arte de la traducción y con un festival que reunía obras de música, canto, poesía…, al cual estaban invitados sabias, sabios y artistas de todas partes. En esa época, Toledo era un centro cultural muy famoso donde todos podían contribuir y disfrutar de la difusión de los nuevos conocimientos académicos y de las creaciones artísticas realizadas por la Escuela de Traductores. Así fue cómo ambos amantes y compañeros de estudio y de trabajo vivieron veinte años felices compartiendo, además de su amor, traducciones, investigaciones, enseñanza y, sobre todo, componiendo poemas y música…
En este punto de su intervención, la investigadora añadió que, con el manuscrito, también había descubierto antiguas cartas enviadas por Hafsa y Abu Yafar desde Marrakech a sus compañeros de la Escuela, lo cual nos permitía conocer la continuación de la historia, que ella había titulado:

III. Canciones en la Plaza Jamaâ El Fna
Y la investigadora prosiguió diciendo:
- Mientras Hafsa trabajaba en la Escuela de Traductores de Toledo, su fama como profesora llego al oído del califa de Marrakech de aquella época, Yacoub al-Mansour, y él le pidió que enseñara a las princesas, sus hijas. Hafsa aceptó la propuesta y Abu Yafar fue con ella a Marrakech pero, para más seguridad, antes de viajar, él hizo todo lo posible para cambiar de apariencia y se dejó crecer la barba. Cuando llegaron a Marrakech, mantuvieron sus nombres de “toledanos” y simularon estar casados para poder vivir libremente juntos. Durante las mañanas, estudiaban juntos textos antiguos o escribían poemas, y por las tardes, mientras Hafsa daba cursos a las princesas en el palacio califal, Abu Yafar iba a la Plaza Jamaâ El Fna y cantaba sus poemas y los de Hafsa, acompañándose de su laúd. Una vez a la semana, organizaban un salón literario en su casa e invitaban a sabios, poetas y músicos de la ciudad. De este modo, fueron creando un círculo cultural donde continuó viviendo y brillando el influjo y el espíritu de la Escuela de Toledo. Además, cada año volvían a Toledo para participar en el «Encuentro… » y en el «Festival de Primavera» organizado por la Escuela de Traductores, contribuyendo así al intercambio y la difusión de nuevos conocimientos entre ambas zonas.
Al fin de su intervención la investigadora mostró un libro y dijo que, para más información, se podía consultar, en la biblioteca de la Escuela, el libro que ella había editado a partir del manuscrito y de las cartas de Hafsa y Abu Yafar, que ella misma había traducido del árabe y del castellano al francés, y que había enriquecido con comentarios en las citadas lenguas.
Luego, mientras cenaban en el antiguo refectorio de la Escuela con los otros participantes del «Encuentro…», Hafsa le pidió al historiador y musicólogo que la acompañara con el laúd en el recital que iba a dar el día de la clausura en el patio del edificio. Él aceptó, actuando como en un sueño, pensando que estaban repitiendo las mismas actividades que Hafsa y Abu Yafar, algunos siglos antes ya que, además, se encontraban alojados en aquella misma Escuela… Solo faltaba el viaje a Marrakech…
Así que, cuando al fin de la cena, ella también le propuso que fuera con ella a Marrakech, él se quedó estupefacto y le habló de las coincidencias en que estaba pensando poco antes de su propuesta. Luego sonrió y añadió:
- Quizás no lo creas, pero es que también me llamo Yafar.
Al oír eso, Hafsa estalló de risa y exclamó, bromeando a medias:
- ¡Ahora podemos decir que somos las reencarnaciones de Hafsa y Abu Yafar! ¡Seria gracioso si viviéramos también la misma historia de amor!
Y así pasaron juntos los tres días del «Encuentro…», compartiendo con el resto de participantes las discusiones intelectuales del día y las canciones y la música de la noche.
Se sentían tan bien juntos en aquel lugar antiguo tan cargado de reminiscencias de la Historia del Al Ándalus, que tenían la impresión de haber siempre vivido allí mismo, envueltos de aquella armonía.
Más tarde, durante el viaje hacia Marrakech, en el coche de Hafsa, ella le reveló, por fin, lo que iba a hacer en esa ciudad:
- Voy a buscar y visitar la tumba de Hafsa La Toledana que fue enterrada en Marrakech, en el año 1191, y también quiero visitar el palacio califal donde ella enseñaba a las princesas. Deseo, además, hacer investigaciones sobre Zaynab al-Nafzawiyya y la princesa guerrera Fannou y otras mujeres admirables de esa ciudad que tuvieron un papel histórico esencial pero que fueron olvidadas por la Historia oficial. Me gustaría escribir un libro sobre estas y otras mujeres tan admirables como ellas, para darles el lugar fundamental que merecen en la Historia.
Y de repente, Hafsa paró el coche en el arcén de la carretera, se volvió hacia él y mirándolo con los ojos llenos de esperanza, le preguntó:
-Dime, ¿te apetecería escribir ese libro conmigo? ¡Me encantaría continuar compartiendo estos temas tan interesantes contigo! ¡Tenemos tanto en común! -Y empezando a reír, añadió-¡Y no olvides que todavía tenemos una historia de amor que vivir, tal como la que vivimos en el siglo XII!
Yafar la envolvió con una mirada llena de ternura, asintió con la cabeza y dijo:
-Antes de conocernos, me sentía, a veces, un poco como el protagonista de una película de Woody Allen que huye de su presente y se refugia en los años veinte en “Medianoche en París”. Y me preguntaba si, como él, yo estaba tan fascinado por el siglo XII o por la historia en general, porque no me satisfacía o me aburría mi presente. Temía también perderme en el pasado, aunque me encantan esos viajes que hago de ida y vuelta. Pero ahora, contigo, yo sé que, juntos, podemos viajar, según nuestra voluntad, al siglo XII del Al Ándalus o a cualquier otro siglo, y al mismo tiempo, gozar de este presente que estamos construyendo “aquí y ahora”. -Y diciéndole esto, la ciñó con un abrazo.

En cuanto al manuscrito original de Hafsa La Toledana y Abu Yafar, escrito en árabe y castellano, hasta hoy en día se puede consultar en el Museo de la Escuela de Traductores de Toledo. Se puede también encontrar, en la biblioteca y en la librería de la misma Escuela, la nueva edición hecha por Hafsa la investigadora, a partir del manuscrito y de las cartas de Hafsa y Abu Yafar, traducidos del árabe y del castellano al francés y comentados por ella.

***
Nota de la autora: Desde luego, el manuscrito y este libro no existen… Pero, en realidad, el libro que el personaje de “Hafsa la investigadora” quiere escribir sobre las “mujeres admirables que tuvieron un papel histórico esencial, para darles el lugar fundamental que merecen en la Historia ya que fueron olvidadas por la Historia oficial”, este libro, ha sido escrito por una investigadora marroquí-canadiense, especializada en la historia de las mujeres en el Magreb. Se llama Osire Glacier y el libro se titula: Femmes politiques au Maroc d’hier à aujourd’hui, la résistance et le pouvoir au féminin. Casablanca: Tarik Editions, 2013. También se puede consultar su blog, que expone sus investigaciones sobre el tema de “Mujeres y género en Marruecos”: www.etudesmarocaines.com.
Le estoy muy agradecida a la autora, Osire Glacier, por haberme ofrecido, con su libro, esta figura femenina tan inspiradora que me ha llevado a imaginar la historia de aquel periodo oscuro de veinte años de la biografía de Hafsa, así como el periodo en que fue invitada por el califa Yacoub al-Mansour a Marrakech para enseñar a las princesas almohades.
Durante este ejercicio de escritura, fue para mí un inmenso placer resucitar a Abu Yafar (¡que quizás tampoco muriera en la realidad!) y viajar con ambos poetas al siglo XII del Al Ándalus y a Marrakech. Me ha encantado también imaginar su vida en el pequeño paraíso terrestre que fue (¿quizás?) la Escuela de Traductores de Toledo de aquel periodo.
Y sobre todo, gracias a ti Ester, por tu taller de “Lectura y Escritura Creativa”, y gracias también por este ejercicio, porque me has animado a crear personajes contemporáneos para revivir, a través de sus ojos, la vida de un personaje histórico e imaginar para él y para ella otra vida, creada por la escritura, permitiendo así a la leyenda y a la escritura que se desarrollen libremente…
He descubierto así, la posibilidad y el placer de dar vida, mediante la escritura, a personajes imaginarios que, para mí, se han vuelto reales y han vivido verdaderamente conmigo, durante todo el periodo en que he escrito este cuento que, espero, se convierta en leyenda…

Amal Khizioua.
Rabat, 31 de enero de 2016.
Actividad de escritura basada en un personaje legendario hispano-musulmán. 

4 comentarios:

  1. Holà Amal !! enhorabuena !!! Que fantastica es tu inmersion en este pasado tan fantastico y desafortunadamente ignorado actualmente !! Si los arabes dieran valor a su pasado no vivirian ahora en el analfabetismo y la ignorancia ! Gracias a ti viajé perfectamente con mucho placer hasta este maravilloso periodo en que el saber tenia mucha importancia ! Tu relato es tan ligero que conseguimos leerlo sin problema ninguno y tambien llegamos a descubrir nuevas informaciones que enriquecen nuestros conocimientos ! Muchas gracias de haber hecho el esfuerzo de compartir con nosotros esta parte de la historia con tanta magia, algo que se pierde ahora en nuestra epoca lûgubre !!
    Maria El kannassi

    ResponderEliminar
  2. Amal, Amal, me gusta mucho tu leyenda de verdad!!
    el poema nos da une descripción muy famosa del sentimiento y del dolor profundo de Hafsa. Y también de este amor de Granada y de su amante que el gobernador ha cortado.La cantante tiene un rol perfecto en la leyenda que el lector està cautivo a conocer toda la historia. Hay muchas informaciones, una descripción muy detallada y fácil a leer.
    Bravo Amal, estoy muy impresionada!!! Escribe màs, tienes la pluma
    Enhorabuena querida
    Bahia

    ResponderEliminar
  3. Amal
    Tu cuento es un relato fantástico que nos lleva sobre una nube entre el presente y el siglo XII. El estilo es fluido y fresco y las descripciones de personajes y lugares que nos hacen transportar a lo lejos son maravillosas.
    La lectura amena y la trama bien conseguida hacen que se despierte el interés del lector por conocer mas.
    Amal, estamos en la espera de tu próximo cuento.
    Bravo

    ResponderEliminar
  4. Amal,
    La “Leyenda de Hafsa La Toledana” es para mi un texto muy bien elaborado. La continuidad de la historia en el tiempo y en el espacio (Toledo-Marrakech) en las tres partes complementarias entre si me resulta durante mi lectura muy agradable e interesante de forma y de estilo. No me sorprende mucho la rica imaginación de una “cuenta cuentos” como tú .
    Muchas gracias por compartir tu cuento con nosotros.

    ¡Me encanta!
    ¡Felicidades!
    Rkia.

    ResponderEliminar

No olvides que nos importa tu opinión... Comenta nuestros textos, cuentos y poemas... Gracias.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)