TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

miércoles, 6 de junio de 2018

«EL PARQUE» de THANOS TSIVELIKAS

Th:   Perdón. ¿Me puedo unir a ti para correr juntos? Es la primera vez que estoy en el parque y no conozco muy bien el recorrido.
S:      Sí, claro. Si puedes seguir mi ritmo.
Th:   Gracias... Me llamo Thanos.
S:      Sandra. ¡Corre, por favor! ¡No hables!
Th:   Eres la única persona que no lleva mp4. Pensé que quizás te gustaría correr y hablar con otra persona al mismo tiempo.
S:      Si te has decepcionado, puedes pararte y sentarte.
Th:   ¡No, no, por favor! En ese caso, prefiero ser competitivo y ganar mi premio cuando te derrote.
S:      Vale, es mejor así.
(…)
S:      No llevo mp4 es porque me encantan los sonidos del parque. Las aves, el arroyo, los árboles, los niños... todo.
Th:   Gracias por tu aclaración. Pero, si quieres, puedo respetar tu deseo y seguir en silencio.
S:      No, está bien. Podemos contarnos alguna cosa mientras vamos corriendo.
Th:   ¡Genial! Entonces, serás la primera persona que conozca en Belgrado.
S:      ¿De verdad? ¿No conoces a nadie aquí?
Th:   Solo algunos griegos de la embajada. Pero, serbios no. Eres mi primera amiga.
S:      No hago amigos a los cinco minutos de carrera. Pero, en cualquier caso, si necesitas ayuda para algo durante tu estancia en Belgrado, me lo dices.
Th:   Muchas gracias.
S:      Entonces, eres de Grecia.
Th:   Sí, soy griego.
S:      ¿Y porque estás en Belgrado? ¿Turismo?
Th:   Turismo, no. Negocios.
S:      ¡Negocios! ¿Qué tipo de negocios?
Th:   Tengo una empresa pequeña en Grecia que produce espíritus alcohólicos tradicionales, como ouzo y tsípuro. Y quiero expandir mis negocios a Serbia con la producción de slivovitz.
S:      ¡Qué bueno! Me gusta mucho el slivovitz. Espero que tengas suerte.
Th:   Muchas gracias. ¿Y tú? ¿A qué te dedicas?
S:      Soy ingeniera agrónoma y trabajo como investigadora en un instituto público.
Th:   ¿De verdad? No pareces una investigadora.
S:      ¿Por qué no?
Th:   Tienes un tipo impresionante. Yo asocio la imagen del investigador a la imagen de Einstein.
S:      ¡Cielos santo! Espero no parecerme a Einstein.
Th:   Al contrario. Eres muy guapa. Y para serte sincero, lo primero en que me he fijado no ha sido en lo del mp4, sino en tus fabulosas nalgas, que han distraído mi mirada.
S:      Es mejor que volvamos al principio. Ya me estoy arrepintiendo de haberte permitido este intercambio de palabras.
Th:   Vale, vale… Pero al menos ahora sabemos algo el uno del otro, ¿no?
S:      ¿Cómo qué?
Th:   Como, por ejemplo, tu profesión y el hecho de que no aceptas piropos.
S:      No ha sido un piropo. ¡Ha sido una rudeza propia de un machista!
Th:   Ese machista quería saber más cosas acerca de ti.
S:      ¿Qué más?
Th:   Por ejemplo, ¿cuántos años tienes? o ¿cuál es tu signo? Y lo más importante, si estás soltera.
S:      Pues tengo cuarenta y dos años.
Th:   ¡De ninguna manera! ¡Imposible! Pareces mucho más joven. Y por favor, esto ya no es el piropo de un machista.
S:      ¡Gracias! Lo acepto, incluso si es el piropo viene de un machista. Es bueno escuchárselo a un hombre como tú.
Th:   ¿Como yo? ¿Quieres solo compensarme por el piropo?
S:      No solo. Hay una verdad pequeñita en esto.
Th:   Me haces muy feliz. Gracias.
S:      ¿Y tú? ¿Cuántos años tienes?
Th:   Adivina.
S:      ¿Cincuenta?
Th:   ¡Dios mío! Todas las buenas palabras que me acabas de decir se han derrumbado en un momento.
S:      ¡Ja, ja, ja ¡Era una broma!
Th:   Eso espero, porque ya he cumplido cuarenta y uno. Y el periodo posterior a los cuarenta es muy crítico para el hombre. Podría sufrir un infarto o una depresión fácilmente con tu broma.  
S:      Y supongo que estás casado.
Th:   Es otra cosa mala que probablemente cualquier hombre lleva en su joroba después de los cuarenta. Pues sí, estoy casado en Grecia y tengo dos hijos. ¿Y tú? ¿Qué hay de ti?
S:      Estoy divorciada. Tengo un hijo de once años y vivo con mi madre y mi hijo en casa de mi madre. Eso es todo.
Th:   Me parece que puede resultar muy duro, para una mujer soltera, trabajar en un entorno tan exigente y, al mismo tiempo, criar a su propio hijo. Estoy muy orgulloso de que seas mi amiga. ¿Puedo llamarte “amiga” sin caer en otro malentendido más?
S:      He sido un poco estricta contigo. Así que creo que puedes. Sin malentendidos.
Th:   Gracias, amiga valiente.
S:      Pero sin más adjetivos. No creo ser valiente. Cada persona tiene un objetivo en la vida. El mío es criar a mi hijo de la mejor manera posible. Y trato de dedicar a ello todos mis esfuerzos.
Th:   ¿Y tu vida personal? Amor, emociones, pasión…
S:      Todos se reflejan en mi hijo. Hace años que no le permito el amor, las emociones o la pasión a mi corazón. Lo único que hago por mí misma es correr en este parque cada tarde. Y lo hago cerca de mi hijo. ¿Lo ves? Es ese que está entre los niños que juegan en la fuente. El que lleva la camiseta del “Estrella Roja”. Por eso que no llevo mp4. Me encanta escuchar sus risas cuando juega.
Th:   Puedo comprenderte. Eres adorable como madre.
S:      ¿Y tú? ¿Por qué estás en este parque corriendo?
Th:   Por nada especial. Simplemente, a mi edad tengo que correr mucho si quiero mantener mi barriga de una forma aceptable.
S:      ¡Ajá! En este caso, también debería ser válido para mí. Tenemos más o menos la misma edad.  
Th:   ¿Para ti? No es cierto. Quizás tenemos la misma edad, pero estás de muy buen ver. Y tu cuerpo es increíble. Si no tuviera miedo de que me llamaras machista otra vez, podría decir mucho más sobre tu maravilloso cuerpo.   
S:      ¿Más como qué?
Th:   Como que mientras estábamos corriendo juntos y he tenido la oportunidad de ver tus senos a través de tu escote, no he podido dejar de mirarlos.
S:      ¿Ah, sí? Entonces, ¿podría también hacerte una confesión de amiga a amigo?
Th:   Por supuesto.
S:      O mejor… ¿De novia a novio?
Th:   Dame, por favor, tu mano para seguir corriendo abrazados y dime.

S:    Quiero que la primera botella de slivovitz que produzcas sea solo para ti y tenga mi sabor. Quiero, a medida que el sudor gotee de mis senos, que el primer slivovitz que produzcas esté destilado sobre mis senos y sientas en tus labios, cada vez que bebas, el sabor y el olor de mi cuerpo.


THANOS TSIVELIKAS
Rabat, 3 de junio de 2018.
Tarea inspirada en «CONVERSA» de MARIO BENEDETTI.

martes, 5 de junio de 2018

«EL ESPACIO EN “TAN TUYO COMO TU MUERTE” de EMILI BAYO», por ZAKIA ADLI


El marco donde se desarrolla la novela Tan tuyo como tu muerte es la ciudad de Lleida y sus alrededores. Lleida es una ciudad de clima nublado que influye en la moral del  protagonista, a quien  acaban de diagnosticar un cáncer de próstata. Claramunt es un personaje solitario y el ambiente de la ciudad le afecta en sus relaciones sociales y, sobre todo, lo pone de mal humor. La ciudad, tal y como está descrita en la novela, es un poco monótona: “tiene calles rancias y edificios funcionales sin ningún encanto, plazas de cemento (…) una ciudad con gran pasado íbero, romano, musulmán y medieval, convertida en un pueblo sin apenas restos de aquella grandeza, sin ni siquiera memoria, y por lo tanto, sin demasiado orgullo”.
El sargento Claramunt ha sido sancionado por una disputa con su superior; por tanto, se ha visto  trasladado a unos kilómetros de la capital por motivos disciplinarios. Tras vivir en una gran metrópolis como Barcelona, donde ha pasado 47 años, Claramunt tiene que acostumbrarse a vivir en una ciudad de provincias.
Desde el principio, el autor nos prepara psicológicamente para recibir algo deprimente, algo que le espera a Claramunt en su nuevo trabajo. El ambiente en la comisaría es muy  duro y los funcionarios son muy agrios y groseros.
El lugar que asignan a Claramunt forma parte de la Unidad de Investigación Criminal, que está bajo el mando del subinspector Busquet. El ambiente de trabajo no es motivador, no obstante puede darle la posibilidad de dedicarse un poco más a su estado de salud. Claramunt tiene que acostumbrarse  a los aromas urinarios porque le adjudican una vieja mesa cerca de los servicios. La agente Artero le explica que es un despacho provisional y que solo se lo han asignado mientras acaban las reformas. Y encima le tienen reservada una gran caja de cartón llena de carpetas amarillas. Su trabajo consiste en investigar casos no resueltos. Claramunt debe trabajar con antiguos materiales aunque la “Generalitat se había gastado una fortuna en un sistema informático que era la envidia de todas las policías europeas”.
Claramunt intenta escapar de ese espacio cerrado y pesado, como lo son los despachos de la comisaría, a otro más  abierto que le permita liberarse de las tensiones laborales.  Los policías utilizan el patio interior para “huir del incordio del papeleo”. A Claramunt, el tabaco le hace sentirse bien. También le gusta comer y beber buenos vinos. Son los pocos placeres que todavía puede permitirse. Sin embargo, con el paso del tiempo, Claramunt se abre poco a poco a esta ciudad y descubrimos con él algunos aspectos positivos de la misma: restaurantes típicos, la iglesia de Sant LLorenç y la emblemática catedral de la Seu Vella.
El escenario del crimen ocupa un lugar esencial en esta novela negra. El crimen se produce en un espacio cerrado, dentro de un coche, mientras que el lugar del asesinato se encuentra en las afueras de Alfarrás, en  medio de un bosque, a 23 kilómetros de la capital, a unos pocos metros de sus límites con Aragón y no muy lejos del lugar donde la policía encontró tiempo atrás el cuerpo de una joven estudiante. Es uno de los lugares predilectos de los cazadores. María Asunción  elige ese sitio por dos razones: primero, porque desde ese bosque la víctima no puede hacer ninguna llamada de socorro. Segundo, porque una chica fue secuestrada y asesinada tiempo atrás por aquella zona. María ha planeado minuciosamente el asesinato del profesor Santiago para vengar la supuesta agresión sexual de su amiga íntima, Elia. Por tanto, ella es una asesina que actúa por razones justificadas: vengar el abuso de poder por parte de un profesor universitario sobre sus estudiantes. Ha proyectado hacer pasar ese crimen por accidente, además de hacerse pasar ella misma por víctima en lugar de asesina. Pero todos sus planes fallan.
El destino reserva a María una sorpresa desagradable. Mientras el lector se prepara para recibir un final feliz para esta joven estudiante, el autor decide darle otro giro a la historia. María es liberada del coche, en el que está atrapada en el fondo del barranco, para caer entre las garras de un cazador que la encierra en un lugar espantoso. La asesina se convierte en víctima. El mal atrae al mal. Esa es la gran paradoja de esta novela policiaca.
María está de nuevo presa, pero ahora en el sótano de una casa rural, a algunos kilómetros de la población de Camarasa. La habitación está mal iluminada e insonorizada. No hay ninguna ventana. En esta ratonera hay pocos muebles: una camilla, una estufa eléctrica y un piano eléctrico. María constata que la cerradura de la puerta metálica es segura, lo cual implica que es imposible escapar de esa emboscada. Los días son largos y angustiosos. Por ese cautiverio también parece haber pasado otra chica rubia: María ha encontrado un peine en el lavabo con un pelo largo y rubio. Ese horrible lugar afecta mucho a María. Poco a poco, va perdiendo el control y cada vez espera con mayor ansia la llegada de su secuestrador. El peso de la soledad es más doloroso que la herida de su pierna. Echa de menos su vida anterior, sobre todo la luz del día y a su amiga Elia.
El final de la historia termina con una huida de María con su amiga Elia. La aventura toma otro giro semejante al de la película “Thelma y Louise”, cuando las súper chicas atractivas se lanzan libres, no hacia un cañón sino hacia el coche robado del secuestrador para encontrar su destino en Calamocha, un pueblo de la provincia de Teruel. Aparecen en un bar presumiendo de arma de fuego. Las dos chicas son denunciadas e identificadas. La Guardia Civil monta un operativo para detenerlas.
Ambas acaban cercadas por la policía dentro de una vieja pensión en un céntrico callejón. El lugar es horrible: “hasta las cucarachas habían huido en estampida”. No hay otra salvación para María. La muerte la ha perseguido todo el tiempo. En este asalto, María ha optado por pegarse un tiro en la cabeza. La escena está descrita de una manera detallada, lo cual permite visualizar el triste final de la aventura. El sargento Claramunt encuentra finalmente a María, tras dos meses de investigación. Su cuerpo sanguinolento yace en el centro de la habitación. Una mancha enorme de sangre y los minúsculos restos del cerebro pegados en la pared gris de esa habitación.
Cuando llegamos al final de la historia, sentimos rabia por la muerte de esa joven estudiante, víctima de su amiga manipuladora que aparece como una chica inocente y frágil. La novela se sustenta en las paradojas: personajes que aparentan ser lo que no son realmente, en un juego de los opuestos: el mal y el bien, la vida y la muerte.
Tan tuyo como tu muerte es una novela negra que suscita la reflexión. He disfrutado con su lectura.

Zakia Adli
Rabat, 03 de junio de 2018
Ejercicio: reseña de la novela “Tan tuyo como tu muerte” de Emili Bayo.

lunes, 4 de junio de 2018

«LA ISLA WAQ WAQ» de ZAKIA ADLI



Dos palabras como mantra:
Waq
Waq
Al pronunciarlas te llega una imagen de ensueño:
Olas del mar al atardecer y el reflejo de sol,
palmeras y cocoteros bajo los trópicos.
Tu imaginación divaga rastreando recuerdos,
de navegantes y de puertos,
de mercaderes, de trueques y de bullicios ensordeceros.
Allá tras el mar de tinieblas, del que nadie regresa vivo,
se encuentra la isla que ningún ojo ha visto,
que ningún oído ha percibido,
nadie sabe situar con exactitud,
ni Batuta, ni al-Idrissi ni al-Masoudi.

La rihla, narrada en tinta sobre el papel,
de aventuras y de azarosas hazañas hacia mundos mágicos,
que solo la palabra deja como testimonio,
de boca a oreja transmitida,
susurrada al oído:
la isla de mujeres frutas, de sus cabellos suspendidas,
de árboles monstruos, mitad vegetal mitad humano,
de voces al caer,
producen gemidos,
Waq,
Waq.


[Rihla: el relato de viajes como género literario]

Zakia Adli
Rabat, 03 de juniode 2018
Ejercicio de escritura inspirada en el libro “Tu suerte está en Ispahán” de Natalia Carbajosa.


«Mi lectura de TU SUERTE ESTÁ EN ISPAHÁN de NATALIA CARBAJOSA», por RKIA OKMENNI


La poesía de Natalia Carbajosa es una poesía simple y compleja a la vez. A veces accesible desde la primera lectura y, en otras, el lector necesita más detenimiento para saborear los versos y profundizar su comprensión.
En el libro: « Tu suerte está en Ispahán», la autora nos transporta desde el prólogo, o diré desde: “una habitación a la que mesa, ventana y/ unos pocos libros bastan, /ventana abierta a la cadencia mustia de un/ patio de luces al balbuceo airoso de la calle/ en día de mercado/…” hasta el alba y el epílogo: «…Había…/ una vez…/ Retorno: la fiel compañía de los libros, / la mesa, el retroceso y despedida/ de la sombra. / Y después, por fin, / silencio.» Con el silencio de la hermosa e inmortal Sherezade en la madrugada al acabar un cuento. O con otro cuento de «la que cada noche desgranaba las palabras de los/ cuentos como pélalos azules para demorar su/ muerte,...  ».
Pero también el silencio de la poeta Natalia C. al acabar de «recitar» sus versos por escrito, seguido del silencio de la meditación, la reflexión y la asimilación en un acto de comunión entre ella y el lector. Este silencio lo genera el poder mágico de la palabra, pasarela ineludible entre el que cuenta y el que escucha o lee.
La lectura del libro es, en sí misma, una verdadera invitación al viaje y a la aventura, paso a paso, o mejor dicho, verso a verso, a través de historias, imágenes, lugares reales o ficticios, dentro del mundo fantástico y mágico de la «PALABRA». Los poemas sin título del libro son parecidos a dorados anillos que se encadenan siguiendo un hilo narrador donde el final de cada poema es anunciador del siguiente. Como el cuentacuentos de «La Plaza Jemaa El Fna» en Marrakech, que invita a venir al día siguiente para descubrir la parte siguiente o el final de un cuento.
« Tu suerte está en Ispahán» es una verdadera cita-regalo con la palabra hecha verso. Se lee con placer un poema y sorprende agradablemente el poema siguiente que lo supera, lo completa, lo explica, lo aclara y atrapa al lector para continuar hasta el final en una lectura activa y participativa.
Me encantan, entre otros muchos, estos versos del poema (VI):«aquí donde nada nos pertenece y por eso mismo/ somos dueños de todo,/ de ciudades y de de bosques y de palacios que jamás/ pisaremos porque,/existan o no fuera del poema, su existencia en el/ poema es la de las palabras que los nombran,… » Y más adelante acaba con: «…/ como si bosque bastara,/ palacio bastara,/ Ispahán bastara…»
Este libro es para mí, un precioso paseo dentro de un jardín con una dimensión temporal móvil entre pasado, presente y futuro. Retrata la tradición oral del cuentacuentos o del trovador en la plaza pública, así como el arte de la escritura, de la narración, sus extraordinarios «malabares» entre realidad y ficción realizados con la palabra para transmitirnos su voz a nosotros, los lectores.
Un libro encantador, bello, magnético, que releeré de vez en cuando con un placer que se renovará como si fuera por primera vez.
Por fin, me quedo con un gusto muy dulce, impresionada con una de las ideas que se resaltan a lo largo del libro y que es la siguiente: A cada uno su Ispahán. Y de todos los «Ispahán(es)», tenemos que valorar el «Ispahán» en que creemos en nuestra vida y que nos trae sueño, suerte e ilusión. El que llevamos dentro de nosotros. Y añadiré que es una suerte y un privilegio descubrir a la poesía de Natalia Carbajosa.
Gracias, Natalia. Gracias, también a Ester.

A los amantes de la poesía, recomiendo de todo corazón la lectura de «Tu suerte está en Ispahán».

Rkia Okmenni.
Rabat, abril 2018.
Mi lectura de: « Tu suerte está en Ispahán» de Natalia Carbajosa.

martes, 29 de mayo de 2018

«LA LEYENDA DE LA MARTENITSA BÚLGARA» de ALBENA VLAEVA

En Bulgaria existe una curiosa tradición: cada primer día de marzo la gente se pone y ofrece a los demás un pequeño adorno que obligatoriamente lleva hilos blancos y rojos. Así se celebra la llegada de la primavera- el símbolo de la renovación, de la esperanza de un buen futuro. Lo llaman martenitsa porque se relaciona con el mes que antaño era el primero del año para los búlgaros: "mart". Cuando se ve la primera cigüeña que regresa después de su ausencia invernal, anunciando así la llegada de la primavera, el adorno se ata a una rama de árbol, como para dar la bienvenida a la primavera, o como invitación a una rica cosecha. Desde el origen de esta costumbre, oculto tras siglos y siglos, han nacido varias leyendas, perpetuadas por el folclore búlgaro en los cuentos y cantos populares. La más antigua abarca una parte importante de la identidad del pueblo y resucita los magnos ancestros de mediados del siglo VII d.C.

  ... En aquellos tiempos el kan Kubrat había logrado reunir y regir varias tribus de búlgaros, creando así en su tierra natal una poderosa Gran Bulgaria en las vastas estepas, entre los ríos Dniéper y Volga. En su larga vida conoció muchas victorias en las luchas con las tribus enemigas y su reinado tuvo el reconocimiento de Bizancio. Sintiendo que sus fuerzas poco a poco languidecían después de largos años en el mando del estado, reunió a sus cinco jóvenes hijos.  
‒ Pronto nuestra patria necesitará un nuevo caudillo. Uno de vosotros, el más valiente y el más fuerte, guiará su destino les dijo el kan‒. El que pueda romper estas ramas atadas en una gavilla, tendrá mi bendición.
          Cada uno de los cinco hijos intentó hacerlo, pero por mucha fuerza que tuviera, ninguno consiguió romper el conjunto. El viejo kan se acercó a la gavilla, separó las ramas y sin ninguna dificultad las rompió todas, una tras una.
Ahora habéis visto cuánto vale reunir vuestras fuerzas para que nadie os venza. La fuerza de vuestra unión siempre superará la del más fuerte entre vosotros. Por eso, es mejor romper con nuestra antigua costumbre, según la cual indica que es nuestro deber poner la patria en las manos del hijo más digno y que los demás hijos deben morir para que no se pierda la integridad de lo conseguido. A todos vosotros se os indulta la vida para que suméis vuestra valentía, fuerza y sabiduría, para lograr este objetivo y que siempre juntos defendáis, continuéis y mejoréis lo logrado en nuestra patria.
Por desgracia los hijos no respetaron la voluntad del sabio kan y, poco después de su muerte, el mayor de ellos, Batbayan, se apropió del lugar de su padre y empezó a mandar frente al desacuerdo de sus hermanos. Debido a esto, estos se marcharon lejos de la capital para gobernar en otra parte del estado, cada uno con sus guerreros y tribus. Pronto empezaron las desgracias. Los jázaros eran un pueblo vecino, bélico e intrépido. No tardaron en envidiar a la rica Gran Bulgaria y atacarla.  En pocos años llegaron a subyugar al pueblo ede las estepas búlgaras. Batbayan fue capturado y sometido bajo el mando de los invasores, y su hermana, llamada Ghuba, fue hecha prisionera por el cabecilla de los jázaros debido a su hermosura. Los demás hermanos lograron escapar con un séquito fiel, esperando encontrar una tierra libre donde instalarse. Uno de ellos, Asparugh, partió al oeste, pero antes envió en secreto un fiel mensajero a sus hermanos capturados, para que les llegara la noticia de que si se establecía sano y salvo en tierra libre, les iba a dar un señal: les enviaría su halcón con un hilo blanco atado en la garra para que ellos escaparan y fueran tras él. 
         Asparugh atravesó con sus jinetes vastos espacios sin encontrar la tierra soñada durante mucho tiempo, hasta que llegó a las orillas del bajo curso de Danubio. Allí sintió un escalofrío en su corazón que percibió como una llamada de la tierra. Cuanto más seguía el curso del río, tanto más apreciaba la belleza de la naturaleza del aquel lugar. Era primavera. Cruzó el gran río y se adentró en su ribera derecha, buscando el mejor lugar para construir la capital de su nuevo estado, porque tenía la seguridad de que iba a quedarse para siempre en aquel paraíso. En el año 681 fundó Bulgaria.
 Poco después, conforme a su promesa, ató un hilo blanco a su halcón y le mandó que volara a su antigua patria y encontrara a su hermano mayor para darle la buena noticia de la creación de la nueva Bulgaria, donde Batbayan y Ghuba ya eran esperados. No fue fácil para estos escapar. Además, los esperaba un largo camino lleno de peligros. A pesar de todo, los dos pudieron llegar hasta el río Danubio, aunque perseguidos por el enemigo. Justo antes de cruzar el río, los jázaros hirieron a Batbayan. Su sangre manchó el hilo blanco de la garra del halcón. Debido a su herida, el hermano no pudo retener al ave. Una vez suelto, el halcón voló en busca de su dueño. Cuando vio el hilo blanco con la mancha de sangre en la garra, el kan Asparugh comprendió que sus hermanos estaban en peligro y en seguida partió en su ayuda con los más valientes guerreros de su tribu. Poco después encontró a sus hermanos y, tras luchar con valentía junto a sus hombres, pudo vencer a los perseguidores.
De regreso a su tierra, tomó el hilo blanco con la mitad manchada de sangre, lo dobló y ató sus dos extremidades enrollándolas entre sí. Cortó el conjunto de hilo blanco y rojo en dos partes cortas y colgó una a cada uno de sus fieles guerreros. Y les dijo:
Juntos hemos puesto los cimientos de nuestra patria búlgara, tras vencer a nuestros enemigos y superar muchos obstáculos. Esto nos unirá para siempre y nos recordará que unidos siempre somos mucho más fuertes.

Albena Vlaeva.
Rabat, marzo de 2018.
Actividad basada en una leyenda popular.

lunes, 28 de mayo de 2018

«LOS PERSONAJES DE LA NOVELA “TAN TUYO COMO TÚ MUERTE” de EMILI BAYO» por Iman Tanouti


En un mundo tecnológicamente sofisticado, pero antrópicamente primitivo, en la época posmoderna, en la cual la lógica individualista se impone a la vez que promueve la existencia de un individuo narcisista que se repliega en su vida privada y se aparta de todo interés por lo ajeno, nace una multitud de personas, de apariencia normal desde el punto de vista social, pero que esconden un lado oscuro e intrigante.
Así se presentan los personajes de la obra de EMILI BAYO.  En una  sociedad moderna, cuya función cósmica parece ser llevar al hombre hasta sus últimos límites, cabe hacerse la siguiente pregunta; ¿es más feliz este hombre en la sociedad actual en la que vivimos?
Resulta interesante el acercamiento que hace el autor a personajes de diferentes ámbitos, pero que acaban teniendo mucho en común. Partiendo del sargento Abel CLARAMUNT, un personaje que rompe con los tópicos del policía vulgar, de bajo nivel intelectual y pocos valores sociales debido a la naturaleza de su oficio. Aunque el autor ha querido mantener algunos rasgos del “personaje-policía”, para darle más verosimilitud y credibilidad, y nos presenta al sargento CLARAMUNT como asiduo fumador, constantemente cabreado, insistiendo en mantener un lenguaje poco fino, obsequiando a su entorno y al propio lector con insultos y groserías,  detrás está la otra cara del personaje, un gran amante de la ópera y de la poesía, con un buen paladar, culto, intelectual , y muy crítico frente a la sociedad moderna y el declive de los valores morales y sociales. Este personaje malhumorado y con mal genio consigue, sin embargo,  empatizar con el lector, gracias a sus grandes cualidades humanas que vamos descubriendo a medida que avanzan los capítulos.
El personaje de Claramunt es un personaje muy activo que pretende desafiar el tiempo y burlarse de su situación de moribundo. Aun teniendo pocos días o meses delante de él, a causa de una enfermedad terminal, no transmite ningún sentimiento de tristeza o de injusticia divina, salvo en algún momento de reflexión en el que lamenta no poder dejar tras de sí a alguien que llore su muerte o que lleve su nombre. Su actitud es más bien sarcástica y crítica ante la modernidad en tanto que la desviación o la perversión de los principios que constituyen el sustrato de toda sociedad.  Claramunt siente que cada vez está más solo tanto ante la muerte como ante la vida. Y eso exige valor y madurez.
Esta soledad y marginalidad constituyen su denominador común con otro personaje que también está jugueteando con la muerte, y que presenta una interesante profundidad psicológica: es María Asunción, un personaje que oscila entre víctima y culpable.
La desaparición de María Asunción crea la intriga y devuelve a Claramunt las ganas de investigar y salir en su búsqueda como si se tratara de un último acto glorioso de su triste existencia, A través de esa búsqueda vamos descubriendo a una María Asunción de fuerte carácter, fría, metódica, calculadora y maniática. El autor le ha consagrado a este personaje unos capítulos de gran intensidad psicológica gracias  a una brillante y detallada descripción que transmite la angustia de la protagonista y la lleva hasta el límite de sus fuerzas, poniendo a prueba, en cada capítulo, su fuerza de voluntad. En esa lucha por sobrevivir, podemos ver cómo el autor saca todo el lado primitivo, instintivo y animal del ser humano que lucha para agarrarse a la vida. A través de la investigación, como de los propios pensamientos y los recuerdos del personaje, entendemos que María Asunción es una persona solitaria, muy introvertida y ordenada, su único verdadero vínculo con la vida social es Elia, un personaje víctima-verdugo.
Elia es el personaje que intriga, emociona, y engaña. Compañera sentimental de María Asunción, el narrador la presenta como una persona muy frágil, torturada y supuestamente víctima de un acoso sexual que le ha causado un gran trastorno emocional y psicológico. Sus únicas apariciones en la novela tienen lugar en una clínica psiquiátrica y, al final de la novela, en el lugar del suicidio de María Asunción. Este personaje, aparentemente plano y poco activo, desempeña un gran papel en el desarrollo de los acontecimientos de la novela. El personaje de Elia termina por revelarse manipulador y egoísta, inteligente y maquiavélico.
A partir de estos personajes, que parten de puntos opuestos, pero que acaban coincidiendo, vamos descubriendo una sociedad tramposa, de falsas apariencias, donde el ser humano no acaba de encontrar su sitio, se siente desprotegido, solo e inseguro. Es el caso de María Asunción que, una vez que se le permite volver a su vida de antes, siente pánico después de haberse convencido de que valía la pena dejar de ser quien era, refugiarse y apartarse de la sociedad y de la gente. El autor hace un paralelismo entre la vida en una sociedad moderna y la vida en un sótano, y lo más curioso es que probablemente la soledad del sótano resulta más cómoda y soportable para María Asunción que la de la sociedad donde vivía.
Contamos también con el caso de Damián, psicólogo y experto en apoyo al paciente en un hospital, torturado y frustrado por la pérdida de sus seres queridos. Es esta una perdida muy dolorosa que no ha conseguido superar y que se traduce en actos extraños tal como el secuestro de María Asunción.
Todos estos personajes pueden pasar desapercibidos en la sociedad, tienen una situación económica estable o bastante buena, lo cual  descarta claramente que el problema se engendre en las dificultades económicas. Algunos de ellos desempeñan un papel importante en la sociedad, como es el caso de Santiago Laurel, profesor exitoso y carismático, pero que esconde un lado más pervertido, machista y violento.
A través del conductismo de los personajes, el autor nos desvela hasta qué punto el subconsciente del ser humano puede traicionarlo y conducirlo hasta hacerle perder el control de sus actos y pensamientos, permitiendo así que emerjan a la superficie, desde lo más profundo de su alma, unos comportamientos tan primitivos y salvajes que contrastan claramente con su estatuto de hombre moderno y civilizado.
Ante estos personajes sombríos, enmascarados y deprimidos, surge el de Azucena, que el autor utiliza para adornar la novela y darle un poco de optimismo. El personaje de Azucena representa todo lo positivo, lo auténtico, la esperanza, la vida, la pureza. Este personaje consigue mantener el equilibrio entre un mundo moderno y sus consecuencias, de las que no se salva (errores gramaticales a la hora de redactar los informes, desinterés por la cultura…) y un mundo tradicional donde la familia todavía es sagrada, y donde todos conviven en una misma casa. Azucena es una especie de superviviente en una isla infestada, consigue utilizar todo lo positivo de la sociedad moderna, pero sin renunciar a lo tradicional, pues, al contrario de la gente de su edad, prefiere seguir viviendo en la casa familiar y no entiende por qué tendría que instalarse por su propia cuenta aun siendo profesional y económicamente independiente.
Inmune al mal humor del sargento Claramunt, tiene la gran capacidad de levantarle el ánimo incluso en los momentos más difíciles. Juntos forman una pareja atípica, pero que acaba siendo perfecta, con conversaciones ocurrentes y divertidas  y también algún que otro momento de ternura.
Para concluir, cabe reconocer que, a través de estos personajes, el autor, con un fondo de intriga policial, profundiza más en las realidades humanas complicadas que en el moralismo fatalista, dejando así de lado los falsos discursos y los prejuicios innecesarios.

Iman Tanouti.
Rabat, 15 de mayo de 2018.
Reseña de la novela Tan tuyo como tu nombre de Emili Bayo.

lunes, 21 de mayo de 2018

«EL ROMÁNTICO ECLIPSE» de FATIMA EZZEHAR


(Después una ausencia de muchos meses provocando la separación involuntaria de una pareja… Un día, se produce el encuentro inesperado).

(Adamo rebosante de sentimiento y de añoranza):

De lejos te conozco y mi corazón salta,
querida, el perfume de tu piel me resucita.
con la distancia, cada día en mí tu amor crecía,
Sin piedad, la furia de los vientos
me azotaba, atizaba mis sentimientos.

(Clemencia, entre el sueño y la realidad, replicó):
Tanto te he deseado, tanto te he esperado,
arrinconada, a lo lejos, bajo la luna roja,  
desde mi fondo herido, me quejo de mi propia sombra.
Querido, tu regreso me parecía imposible:
cuando pensaba en ti, me sentía triste.

(Adamo contento y abrazando a Clemencia):
Sea bienvenido el romántico eclipse,
el destino agraciado nos ha unido,
como el sol a la luna abraza cariñosamente.

Fatima Ezzehar.
Rabat, 10 de febrero de 2018.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)