TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

jueves, 15 de octubre de 2015

“DON GUMERSINDO Y EL HOMBRE DEL POZO” de ANASTASIO GARCÍA


De repente, el espeso y frondoso bosque se transmutó en un terreno árido y seco en donde hacía mucho tiempo que  no había crecido la hierba. Y allí, en medio de ninguna parte, don Gumersindo vio lo que parecía un pequeño montículo de piedras.
Y es que, como cada mañana, don Gumersindo de la Mata y Cienfuentes del Alba había salido a dar su paseo matutino ataviado con el único traje que tenía, el cual había conocido tiempos mejores y no por la situación convulsa que se vivía en el pueblo, ya que la hija del alcalde se había fugado con el sobrino del cura y desde ese momento los dos poderes, el político y el eclesiástico, estaban enfrentados sino por los remiendos y agujeros que el sufrido traje tenía. A pesar de todo ello, don Gumersindo  se resistía a salir a la calle de cualquier otra guisa, pues un hombre de su alcurnia y linaje familiar estaba obligado a guardar cierta imagen y compostura, ya que descendía del mismísimo Conde de las Almendras, valido del rey.
Empezó a caminar ocupando su mente con ideas falaces, viendo cómo sus antepasados poseían todos los terrenos por donde él ahora pisaba y cómo los campesinos, prestos a satisfacer las exigencias de su señor, los adulaban y agasajaban con los más tiernos frutos y los mejores animales, cuando, de repente, se encontró en un lugar, que si era menester jurar, nunca lo había visto. Avanzó unos pasos hasta una chapa metálica que, al igual que su traje, hacía mucho tiempo que debía haber sido renovada. En dicha placa apenas se podía distinguir: Cascaalmendras del moral, 500 m.
Picado por la curiosidad  decidió dirigirse hacia el pueblo para preguntar el camino de vuelta y, a tenor del nombre que tenía el pueblo, el cual podía haber sido fundado por sus antepasados, estuvo obligado a darse a conocer por si su magna presencia era necesaria para algún evento o acto importante digno de su rango. Apenas dados tres pasos, se encontró en mitad de aquel desierto, en donde la probabilidad de encontrar alguna criatura de Dios, animal o vegetal, era imposible o fruto de un milagro.
Continuó su marcha hacia el montículo de piedras y a medida que se acercaba iba cobrando forma, hasta que llegó a la conclusión de que era más bien un pozo. Sentado y recostado sobre el mismo, había lo que parecía un hombre. Como don Gumersindo se había educado con las monjas, no por su rango sino por caridad, el espíritu de hacer el bien lo tenía inculcado, por lo que no dudó un instante en correr hacia el individuo para socorrerlo, pues quizás estuviese herido o incluso moribundo, pensó don Gumersindo.
- Buenos días le dé Dios –dijo el hombre al mismo tiempo que se colocaba el gorro para dejar visible su cara.
- Buenos días, ¿Está usted bien? ¿Necesita ayuda? He podido observar que esta es una tierra un poco hostil –le contestó don Gumersindo con cara de preocupación.
- Sí, sí, no se preocupe, que yo estoy bien. Aquí estoy esperando noticias de mi primo.
- ¿Y van a tardar mucho las noticias? Es que usted puede pillar una insolación, aquí no hay nada con lo que protegerse del sol  –dijo don Gumersindo mirando a su alrededor.
- Pues no sé, ya va para dos años que se fue. Creo que está en América y, como dicen que está muy lejos, por eso tarda tanto en decir si llegó bien o no.
- Puede usted esperar en su casa o ¿acaso no tiene?
- Sí, sí que tengo. Allí está la Manuela con los muchachos, pero yo tengo miedo que vengan las noticias y al no encontrar a nadie para recibirlas, pues se pierdan.
Don Gumersindo, extrañado, miró hacia todos los lados, al cielo, a la tierra, hacia delante y hacia atrás, para ver si veía algún atisbo de civilización y, aún más extrañado, insistió:
- ¿Está usted seguro que hasta aquí van a llegar las noticias?
- Sí, por supuesto. Él se fue por aquí –dijo señalando la boca del pozo– y por eso espero sus noticias por aquí. Yo todos los días lo llamo y le digo Anselmo, Anselmooooooo ¿estás bien?  La marrana ya ha parido, este año los almendros han dado higos y las higueras ciruelas… O  también le cuento lo que pasa en el pueblo. Bueno… yo todo eso no lo sé. Son los muchachos o la Manuela quienes me lo cuentan cuando vienen a traerme la comida. Pero él todavía no me ha contestado… Claro… como está tan lejos… pues… necesitan su tiempo para llegar las noticias. Por eso no me quiero ir de aquí, ya que en el momento menos pensado pueden llegar.
- Pero, buen hombre, ¿usted ha pensado lo que está diciendo? Si su primo se fue por el pozo es que se cayó y se ahogó –dijo don Gumersindo con cara de asombro, al mismo tiempo que se quitaba el sombrero en señal de respeto.
- No puede ser –replicó el hombre–… Si se hubiera ahogado se habría sabido y comentado. Cuando alguien se muere en el pueblo, la gente lo va diciendo, el difunto se entierra y luego se dicen las misas, pero con mi primo no se ha dicho nada.
De repente, el hombre se incorporó y mirando a don Gumersindo fijamente a los ojos le dijo:
- ¿No irá usted para América?
- No. Yo me he perdido y venía a preguntar el camino de vuelta –dijo don Gumersindo.
- ¿Y no conocerá usted a alguien que vaya para allí? Es para darle una carta para que se la dé a mi primo.
- Eso es imposible –exclamó don Gumersindo, que no daba crédito a lo que oía.
- Noooo, es  muy fácil. En América solo hay que preguntar por Anselmo, el de las vacas, y seguro que le dan razón de él. Todo el mundo lo conoce así. No creo que haya muchos “Anselmos, el de las vacas” allí. Aquí, en el pueblo, es el único y por eso lo conoce todo el mundo.

Don Gumersindo decidió dar media vuelta y adentrarse en el bosque rechazando la idea de llegar hasta el pueblo, pues si todos los habitantes eran como este hombre, no estaba dispuesto a hacer ninguna inauguración… Y se fue pensando y rogando a Dios que quizás el nombre del pueblo fuese fruto del azar y que no tuviera nada que ver con sus tan ilustres antepasados.

Anastasio García
Rabat, septiembre-octubre de 2015
Cuento de inspiración propia…

1 comentario:

  1. Anastasio,
    En “DON GUMERSINDO Y EL HOMBRE DEL POZO”, me encanta como empieza, como se desarrolla y su final. Ambos, el protagonista don Gumersindo y el “loco” son divertidos y es agradable leer el texto.
    ¡Un cuento maravilloso!
    ¡Enhorabuena!
    Rkia

    ResponderEliminar

No olvides que nos importa tu opinión... Comenta nuestros textos, cuentos y poemas... Gracias.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)