TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

jueves, 3 de diciembre de 2015

“LA CABRA NEGRA Y LAS TIJERAS” DE ABDELLAH EL HASSOUNI

De entre todos los particulares, serios o efímeros acontecimientos, hay ciertos que se señalan como verdaderos, y el que aquí voy a relatar forma parte de ellos. Esta es la historia de un hartani (1).
Incluso ahora, cualquiera lo habría reconocido, entre miles, como digno representante de su tribu, habitante de uno de los oasis del sur, del extremo sur… Esa misma tribu que –digamos– tenía las llaves de las puertas del Sáhara. Él, Dios lo había dispuesto así: una naturaleza de mármol, una cabeza dura que no hacía más que lo que le apetecía, una talla punzante y alzada hacia el cielo en honor del orgullo y la arrogancia legendarios de su casta, unos ojos de color miel y una tez morena, cual rúbrica de su origen y muy parecida al té bien macerado que él mismo bebía a sorbitos a lo largo del día. Aunque todos esos rasgos no dejaban ver al devorador indefectible de carne de camello y de cabras que era.
Su particularidad consistía en que había decidido, con su pretensión acostumbrada, hacerse labrador, a pesar de vivir en aquella región árida y de los consejos de sus vecinos y allegados, que no dejaban de repetirle que los oasis eran esencialmente propicios al cultivo de las palmeras. Pasado algún tiempo, ya tras su estrepitoso fracaso (sentía vergüenza de aquel chasco sufrido, desde luego), un día, decidió ir a dar un paseo por las fértiles llanuras del Gharb, con el fin de esclarecer las dificultades con que se había tropezado su proyecto y con la clara intención de volver a resplandecer, más tarde, frente a los suyos. Una vez llegado allí, le echó el ojo a un Dukali, nieto de un amigo de su abuelo.
Mientras estaban echados en el amplio trigal, que tan solo esperaba la cosecha, el Hartani, admirado ante las espigas maduras que allí se alzaban -aunque su arrogancia le impedía expresarlo-, le señaló a su huésped una cabra negra que se estaba atiborrando a sus anchas en medio del campo:
- ¡Para qué trabajar tanto si luego dejas a una de tus cabras pacer entre el fruto de tu trabajo!
- ¡No es una cabra! Las mías están en el cercado. Es una cigüeña y se puede distinguir por su color negro y blanco.
- No, no es una cigüeña… Es una cabra negra.
- Es evidente que es una cigüeña. Podemos adivinarlo fácilmente por su manera de contonearse.
- No te burles de mí. Está claro que es una cabra negra… Estoy absolutamente seguro. Si la degolláramos, celebraríamos un buen festín.
De repente, la cigüeña alzó el vuelo y se dirigió a lo lejos y el Dukali se apresuró a decir:
- Ahora puedes ver que es una cigüeña... Acaba de levantar el vuelo.
- Sé que cualquiera puede equivocarse, inclusive yo. Pero, aunque acabe de levantar el vuelo, sigo pensando que es una cabra… Un poco especial, pero una cabra.
Puesto que se hallaba en su propia casa, el Dukali decidió someterse a las reglas de la hospitalidad que le dictaban su tradición, no insistir y cambiar de tema:
- ¿Y si damos una vuelta para comparar nuestros métodos de labranza?
Plantados en la parcela, que estaba a orillas del río y que había sido cosechada hasta sus últimos límites, el Hartani le preguntó:
- ¿Con qué herramienta segáis el trigo?
- Con grandes hoces manejadas por una fila de hombres.
- Nosotros, con un par de tijeras. Nos parecen más prácticas para este trabajo.
- ¡Una vez más te burlas de mí! ¡Nadie utiliza ni encuentra adecuado usar las tijeras para segar!
- ¿No lo crees? Nosotros, en el sur, utilizamos solo las tijeras. No hables de cosas que ignoras.
- ¡Está claro que aquí el único ignorante en agricultura eres tú!
El tono se volvió tenso y la justa verbal se transformó rápidamente en una disputa física de desequilibrado orden.
El Dukali era todo lo contrario del Hartani: lejos de tener apariencia flaca, era más bien un buen mozo robusto de casi dos metros, de tronco sólido, con un denso y firme conglomerado de carne difícil de pellizcar, salvo por la parte de las mejillas. Era un cordero de gran dulzura, pero, venido el momento propicio, se metamorfoseaba en un santiamén en un torrente devastador.
Así, el Dukali sucumbió a la vanidad de sentirse fuerte, empujó al testarudo Hartani, que tropezó y se cayó al agua. Este resistió unos instantes; pero, aterrorizado, empezó a agitarse. No sabía nadar, dado que allí de donde venía ninguno juzgaba útil esa manera de avanzar en el agua. El Dukali, todavía con una mirada furiosa y a sabiendas de que no podía ayudarlo sin correr el riesgo de ahogarse él también, había entrado en el río y, con el agua hasta la cadera, le tendía a su contrario una rama larga. Sin embargo, el Hartani seguía hundiéndose a cada instante más, sin hacer el menor gesto para agarrarse a la punta de la rama. Antes de desaparecer completamente en la corriente, sus dos dedos de la mano derecha, el índice y el corazón, se juntaron y se separaron varias veces para recordar el movimiento de las dos hojas de unas tijeras cortando el trigo. Hasta el último suspiro, fue fiel a sí mismo, corroborando el hecho de que, con los testarudos, no hay argumento que valga.
Antes de encontrar al Hartani, yo pensaba realmente que yo mismo era muy testarudo y que no había conocido a nadie tan testarudo como yo. Pero ahora, ya no me siento atraído por esta pasión abrumadora que no me deja tiempo para la reflexión o para cualquier otra cosa. He optado por la buena idea de tener muchos puntos de vista para no parecer tan obstinado como lo soy en realidad. Y de este modo, también evito hundirme en las aguas.

Abdellah El Hassouni.
Rabat, 22 de noviembre de 2015.
Basado en motivos de un cuento popular marroquí.

(1) El término "haratin" tiene un origen oscuro y se ha intentado relacionar tanto con una raíz árabe, por lo que significaría "cultivador", o bereber, por lo que vendría a ser "negro"; en este sentido, podría ser una versión arabizada de “ahardan”, término bereber para hacer referencia al "color oscuro".

9 comentarios:

  1. Abdellah:
    La maestría con que filtras el humor en la anécdota más cotidiana, unida a la persectiva siempre sagaz del narrador, hace que cada cuento tuyo sea una verdadera perla... ¿Cómo consigues que prevalezca la sonrisa cuando el pobre señor se está ahogando? Ya nunca más voy a ver unas tijeras sin recordar esta escena... ¡Felicidades de nuevo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ester, muchas gracias.
    Sin ti, no hay curso, no hay cuento.
    Cada palabra del cuento expresa mi agradecimiento.
    Abdellah

    ResponderEliminar
  3. Abdellah,
    Con tu cuento, has logrado la reencarnación del famoso filali a través del personaje principal de la “LA CABRA NEGRA Y LAS TIJERAS” que jamás reconoce que no tiene razón.
    Además le has añadido un último toque muy tuyo cuando se le encuentra al narrador/ autor en el último párrafo.
    ¡Un cuento muy divertido!
    ¡Me encanta!
    ¡Felicidades!
    Rkia

    ResponderEliminar
  4. Este cuento popular refleja el carácter de la población del sur de nuestro país y la manera tan divertida, humorística del cuento le da una atracción de leerlo hasta el final. Como dice Rkia el filali no acepta jamas que no tiene razón... Podemos decir que este carácter duro, obstinado de este población viene del clima de la región del sur.
    Me gusta mucho tu acercamiento de contar.muy bien contarlo
    Felicidades amigo!
    Bahia

    ResponderEliminar
  5. Un hombre fiel a sus principios, hasta el último momento al borde de la muerte obstinado con el empleo de las tijeras para segar. Muy buena descripción de los acontencimientos.

    Enhorabuena, MAESTRO

    Anastasio

    ResponderEliminar
  6. Holà abdellah ! Que bonita tu manera de contar este cuento tan popular en el sur ! Como soy tambien del sûr , se muy bien lo que es testarudo y todas las consecuencias que pueden sobrevenir cuando tenemos "la cabeza dura" como decimos !! Has utilizado tan bien las palabras para describir el hombre del sur que tenemos la impresion de verlo realmente y de tener ganas de golpearlo tambien como hizo el dukali para que cambie de idea !! Bravo Abdellah y hasta la proxima escritura , ojalà !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holà Maria
      A decir verdad, con la gran dulzura y la fuerte sensibilidad que sueltan tus poemas (y qué adoro), no podía imaginar que estas una descendiente de esta región del extremo sur. Pero hasta esto, no cambia todo el bien que pienso en tu poesía (broma).
      Muchas gracias de leer y de comentar.
      Abdellah

      Eliminar

No olvides que nos importa tu opinión... Comenta nuestros textos, cuentos y poemas... Gracias.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)