TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

jueves, 10 de diciembre de 2015

“UN TRAGO DE TÉ” de RKIA OKMENNI

En un tiempo remoto, en que el té necesitaba mucho tiempo para ir desde China hasta el resto del mundo, y en un oasis muy lejano, hubo un pueblo que se apoderó de la exclusividad de preparar y consumir esta dorada y deseada bebida. Raras eran las mujeres que podían probarla. En cuanto a los niños, los grandes siempre les decían que era una infusión reservada a los adultos, sin más explicaciones.
Había, entonces, en aquel oasis, un hombre rico, aunque hay riqueza y riqueza… Digamos que tenía unas parcelas de tierra con unas palmeras y unos olivos. Poseía también unas cabras, un asno, un burro y dos vacas. Además era un sheikh, el alcalde del pueblo, y jamás salía de su casa sin su imponente turbante blanco y su albornoz. Todos sabían que el alcalde o sheikh podía permitirse tomar el té sin límites por su posición y por su riqueza. Lo traía de la ciudad cercana, que visitaba de vez en cuando para sus asuntos personales y para dar cuenta de su aldea.
El sheikh tenía cinco hijos y los había casado a todos salvo al último, el pequeño, que apenas tenía nueve años. Nació cuando él ya esperaba la llegada de sus primeros nietos, por lo cual lo llamó: Zaid (o El inesperado). Todos vivían en la gran casa. Juntos compartían los trabajos del campo, del ganado y de la venta de alguna cosecha. Con los habitantes, resolvía algunos problemas de la vecindad en la aldea, como el del reparto de agua para regar, cuestiones de fronteras entre las parcelas del palmeral o cualquier otro asunto del pueblo. Así que le quedaba mucho tiempo libre en el que se dedicaba a pasear por el palmeral o a preparar su té. Un verdadero ritual diario. El padre, por muy sabio, respetado e importante que fuera, dentro y fuera de su casa, en presencia del pequeño Zaid, no lograba mantener su seriedad.
El pequeño no iba a la escuela porque no había ninguna en el pueblo y no quería jugar con los niños cuando su padre no estaba de viaje. Le encantaba seguir a su progenitor fuera adonde fuera. A la madre, no le gustaba que el niño recibiera demasiados mimos de su marido y no se cansaba de reprochárselo, pero él, como simple respuesta, se limitaba a alzarle los hombros. Sus numerosas travesuras siempre lo hacían sonreír o reír hasta las lágrimas. Pero jamás lo castigaba porque, frente a aquella carita con ojos brillantes de malicia y diablura, no podía enfadarse.
Aquel día, el niño fue a echar un vistazo al cabritillo recién nacido y, al volver, no encontró a su padre en la gran sala común. Lo busco por la casa y subió al cuarto de invitados. Lo llamó, pero su padre no le respondió. Entonces, acurrucado y de rodillas, con las palmas y su sien derecha sobre el suelo, intentó ver a su padre por debajo de la puerta cerrada que daba al salón. Pero no podía ver nada, excepto la parte inferior de los pies de la mesita de madera colocada sobre la alfombra roja. De repente, le llegó al olfato el olor a caramelo que emanaba al producir su espuma y derramarse el té azucarado, todavía sobre las brasas de la estufa. Por ello, supo que su padre estaba allí dentro, preparando el té.
Lo llamó otra vez:
- Papa, abre la puerta. Estás solito dentro y no tienes a nadie con quien hablar.
- Déjame y vete a jugar con los niños.
El niño insistió una y otra vez sin resultado alguno. Al final, añadió:
- Sé que estas preparando tu té, papá. Dame solo un trago, un pequeño trago, papá.
- Te digo que no. No es para los niños.
- Ya lo probé el otro día, cuando me diste un poco… ¿Por qué me dices ahora que no…?
El padre abrió la puerta, llamó a su mujer y le pidió que se ocupara de Zaid porque no le dejaba descansar. La madre tras responderle que era él quien lo mimaba mucho; alejó al niño de la habitación.
Zaid se fue. Bajo rápidamente las escaleras y se dirigió hacia la plaza del pueblo, lugar donde solían reunirse los hombres para hablar de asuntos personales o de la comunidad, o simplemente para calentarse al sol en los días de invierno. Antes de llegar, encontró a su vecino en una callejuela. Zaid le besó la mano con respeto y le dijo:
- Tío, mi padre me envía para invitarte a compartir un vaso de té con él. Te está esperando.
Luego, repitió lo mismo a todos los hombres que encontraba en el camino, así como a los que estaban tomando sol en la plaza. Poco tiempo después, en la casa, al padre le sorprendió la llegada inopinada de estos hombres que no esperaba. Deshacerse de su hijo le había resultado difícil, pero más le contrarió la imprevista visita de los aldeanos a la hora en que iba a disfrutar de su primer vaso de té. No era una cuestión de falta de generosidad, sino de deseo de disfrutar ese momento de reposo y de descanso total. Acababa de escanciarlo, con cuidado y según el ritual, para que el líquido caliente en el vaso quedara cubierto con un turbante blanco de espesa espuma.
Sin embargo, los hombres del pueblo, uno tras otro, iban entrando, saludaban y, luego, se sentaban. Él se preparó para oír alguna queja o alguna propuesta de aquellos a quienes él representaba, mientras pensaba:
- ¡Esto es lo que representa ser el sheikh de la comunidad…! Uno debe estar disponible para los aldeanos a cualquier hora…!
Pero, tuvo la impresión de que ninguna de ellos tenía prisa alguna para exponerle el supuesto problema. El cuarto estaba lleno y todos hablaban entre sí, empezando o continuando alguna discusión con mucha normalidad. Bueno, ¡eran sus invitados!
De repente, llegó al oído del padre la voz de su hijo que le llamaba desde abajo. Bastante contrariado, salió al umbral de la puerta de la habitación y le respondió gritando:
- ¿Qué pasa, Zaid?
El niño le respondió:
- ¿Te bastan estos o te envió más?
El padre adivinó que aquello era obra de una travesura más de su hijo. Volvió a la estancia, donde ya algunos hombres se levantaban para irse, tras haber oído con toda claridad las palabras del niño, ya que evidentemente, habían entendido de qué se trataba. El sheikh, riendo, los retuvo, impidiéndoles el acceso a la salida del salón. Tal y como era costumbre en el oasis, les pidió a todos que no se movieran de allí hasta haber escuchado la anécdota entera y haber bebido con él un delicioso vaso de té.

Rkia Okmenni.
Rabat, 22 de noviembre de 2015.
Mi padre me narró este cuento amazigh-marroquí que está basado en hechos reales.

5 comentarios:

  1. Rkia, tu cuento es magnífico.
    Es bien un cuento de Rkia con este sabor puramente local y este olor del vivido. Por ejemplo esta elección del nombre Zaid, o el hecho de encerrarse para sacar provecho mejor y sólo de un té bastante azucarado.
    Felicitaciones
    Abdellah

    ResponderEliminar
  2. Un cuento maravilloso. A medida que lo leia iba viendo a Zaid haciendo travesuras.

    Enhorabuena
    Anastasio

    ResponderEliminar
  3. Abdellah, Anastasio,
    Muchas gracias por vuestra lectura y muy contenta que « Un trago de té » os haya gustado.
    Rkia

    ResponderEliminar
  4. La lectura de este cuento me parece fácil y muy agradable. Claro que el estilo del cuento popular esta mantenido : el té, la reunión de los aldeanos en el salón del sheikh, el nombre del hijo el cual tiene una significación muy importante en el cuento.

    Enhorabuena Rkia
    Bahia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Bahia.
      Tu participación activa y tus aportaciones orales y escritas enriquecen el taller y el blog.
      Me alegra compartir el taller contigo.
      Rkia

      Eliminar

No olvides que nos importa tu opinión... Comenta nuestros textos, cuentos y poemas... Gracias.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)