TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

jueves, 26 de mayo de 2016

« EL PRINCIPIO DE LOS PRINCIPIOS » de Clara Urbano



Ya le digo yo, su señoría, que soy inocente, que otros quieren echarme el muerto encima para que no cuente verdades como puños. ¿Las quiere oír? Está bien, usted es el mandamás. Yo estoy aquí por error. Sello mis labios. No se ponga como un basilisco, señoría. Le prometo que los abriré cuando usted me lo ordene, que para eso es el rey de este circo y yo solo un simple peón a sus órdenes. Se me ha escapado lo de “circo”. A veces se me desata la lengua. Como mande usted. Me callo.
(…)
¿Qué empiece por el principio? Acláreme eso del principio… Hay muchos, jefe. Perdón, no quería molestarlo con lo de “jefe”, pero usted es el que manda aquí ¿no? ¿El principio de los principios? No sé si lo recordaré… Es que hay muchos principios en la vida y no sé a cuál se refiere… Está bien, no se encabrone conmigo, jefe. Perdón, su señoría. Pues ahí va el principio: Yo estaba asustado, agitándome como un condenado en el vientre de mi madre y la pobre mujer no sabía cómo tranquilizarme, así que se tomó una botella de vodka de un tirón y consiguió devolverme la paz. Ella siempre supo lo que yo necesitaba… Bueno, eso lo deduje yo cuando nací. Siempre fui muy vivo para algunas cosas. Usted me ha dicho que empiece por el principio. Pero ese es el principio de los principios y yo hago lo que me mandan. No. A ellos no les hice caso cuando me dijeron que lo hiciese. No. Por aquel entonces no me salía la mala leche.
(…)
Ellas eras dulces y delicadas y yo el encargado de cuidarlas. Sí, señor, ya lo ha oído, “cuidarlas”. Ellos las maltrataban. Sí, a todas. Las arrancaban y las desangraban, delante de mis narices. Y yo no podía consentirlo. No. ¡Eran tan bellas! Y yo, un romántico. Las salvé a todas de sus garras.
(…)
¿Tiene usted hijos? Pues yo también. Tres. Y tienen que comer todos los días. Por eso me hice cargo de ellas. Cuidarlas era tener doscientos euros más en el bolsillo además del miserable sueldo que me dan todos los vecinos. Sí. Todos ellos son unos miserables. Me están chupando la sangre. Y son unos desagradecidos. ¿Que por qué acepté cuidarlas? ¿No lo hubiera hecho usted por los suyos? No lo estoy comparando… Usted vive en una mansión y yo en una ratonera. Y ya estoy harto de tragar. Cuando el presidente me dijo que ya no me encargaría más de ellas, se la clavé enterita en el corazón. Siempre guardo una en el bolsillo del pantalón. Por si acaso. ¿Si lo sentí? No entiendo la pregunta, señoría. ¿Quién tenía que sentir qué? Yo siento por una mujer de bandera y no por una de tetas caídas y arrugadas como las pasas, pero si se refiere a él… la respuesta es SÍ. Sufrió una barbaridad. Pero éste también se lo merecía. Eso es, mi comandante. Perdón, su señoría. A veces se me olvida que ya no estoy sirviendo a la Patria.
(…)
No, señoría. Ya se lo he dicho. Estaban colgando de sus cuerpecillos, desamparadas. Sufriendo en silencio. Hasta que me suplicaron y yo les tendí mi mano. Eso es. Yo era el conserje y ellas me reconocieron al instante porque las cuidaba todos los días. Yo no soy mala persona. Tampoco un bendito. Ellos ya no son mis amigos, dejaron de serlo cuando las encerraron en sus casas y ellas necesitaban luz, mucha luz.
(…)
No señor, yo no les arranqué la vida. Ya le he dicho que yo era el conserje y me ofrecieron cuidar el jardín. No sé cuántas veces se lo he repetido. Tiene usted un problema auditivo ¿? muy serio, señor juez. Fueron ellos. Lo sé, eran criaturas, pero no indefensas. También lo sé. ¡Por Dios! Tengo tres en casa. Debería ir usted al médico, señoría. Hágame caso. En su trabajo es importante tener buen oído.
(…)
Estaban sedientas, marchitas. Y yo les devolví la paz e hice Justicia. Ya le he dicho que no pude evitarlo. Ellos no las dejaban en paz. ¿Por qué no llamé a la policía? Porque no soy un chivato. Nunca lo fui y no voy a serlo ahora. ¿Que por qué se lo cuento a usted? Porque usted es el mandamás y me ha hecho jurar que contaría la verdad. Y yo soy un hombre de principios.
(…)
¿Que qué hice después? Las rescaté y las devolví al jardín, pero algunas no sobrevivieron y tuve que enterrarlas. También tengo mi corazoncito. No, señoría, no soy un sanguinario. No tuve escapatoria. Ellos se acercaron de nuevo y les arrancaron los pétalos, uno a uno, para disfrutar como las otras veces y yo tenía que hacerlo para que dejaran de sufrir. Primero me deshice del Rubio, el más bárbaro de los dos. No se lo puedo contar. Ya le he dicho que no me gusta ver la sangre desparramada, vomito al instante. Sí, supongo que se desangró, pero yo no lo vi. Estaba ocupado con el Pecas. Le rajé la garganta como una sandía. El muy cabrón se desplomó al instante. Él merecía sufrir. Como los otros. Sí, tengo mucha experiencia por los años que pasé deslomándome en la carnicería de Santiago. ¿La conoce? Es la mejor del barrio. Te venden carne de la buena. ¿Que eran solo unos críos? Sí. Eran unos jodidos críos que se cargaron las azucenas más hermosas de mi jardín. Y NAIDE toca mis flores.
(…)
Me estoy hartando de repetirle lo mismo. No insista, no vaya por ese camino, señoría, ¡qué no quiero faltarle al respeto! A usted no, que es el mandamás y yo solo un simple peón. Los peones siempre obedecemos las órdenes. ¿Que eran unas simples flores? ¡Me cago en la leche! ¿Me está diciendo que unos mocosos malcriados pueden destrozarlas sin piedad porque son unas plantitas sin importancia? Son mis azucenas. Y NAIDE toca lo mío. NAIDE.
(…)
Me descuidé y la vecina del primero me vio la cara. Y no debía hacerlo. No. No debía. Pero lo hizo. Le rogué que mirase al suelo. Ella se fijó en mis ojos y me reconoció en el minuto cero. Estaba harta de la vida. Lo sé. Me lo dijo una vez en el rellano de las escaleras. Y esa noche me lo pidió otra vez con sus ojitos encogidos y apagados. Y yo, que soy un simple peón, más obediente que un monaguillo, la obedecí. No, señoría. Ella no sufrió. El corte fue limpio, sin dolor. Ya se lo he contado todo. No, señoría. Ya se lo he repetido millones de veces. Yo la salvé del dolor de ver su piel arrugada como los higos y su estómago más vacío que mi cuenta corriente. ¿Qué era una pobre vieja? Sí, señoría. Se pasaba el día pidiendo y me daba una “penita pena mu grande”. ¡Por Dios! Como el Gobierno no se preocupa de los jubilados… Yo la salvé de la miseria. Y ahora descansa en paz.
(…)
¿Qué por qué hice lo que hice con mi hermana? Porque me buscó… Y el que me busca, me encuentra. Era una lagarta, me quería arruinar. Le he dicho que no. Que no vaya por ese camino, señoría, que puede perderse. No. Su padre no era mi padre, y ella… la preferida de mi madre. Cuando la muy zorra se casó de nuevo, después de abandonar a mi padre, dejó de quererme. Sí. La odiaba. A muerte. A mi hermana también. Ya se lo he dicho. Me voy a rayar como un disco de los de antes. ¿Qué mi padre era un borracho? Y mi madre… una puta. ¿Y quién no se bebe un par de cervecitas? Que levante la mano aquí el que no lo haya hecho nunca. ¿Ve, su señoría?
(…)
¿Que a cuántos he salvado? No soy bueno con los números, señoría, pero supongo que dos veces tantos dedos como tengo en ambas manos…
(…)
Ya me harté. Pregúntele al de Arriba. Él lo ve todo y lo sabe todo. Sabe que no puedo evitarlo. Soy débil. No puedo ver el sufrimiento. Y todos sufrían demasiado. Y yo estaba allí para remediarlo. Tiene razón, señoría, pero yo no he pecado. Él lo sabe. Yo estoy libre de culpa.

Clara Urbano
Rabat, mayo de 2016
Actividad “Narrar en 1ª persona el relato de un personaje que se considera inocente y a quien el lector debe ver como agresor” (Propuesta de clase inspirada en Los girasoles ciegos de Alberto Méndez.)

6 comentarios:

  1. Wow Clara!
    De cuento a cuento, descubro en ti una escritora, una autora muy creativa, un estilo particular. !De verdad!La lectura de la historia me ha hundido en una análisis del pensamiento de este hombre, una manera sincera de defenderse a su causa, a sus razones. Claro, que las palabras están muy bien buscando.
    Descubro en esta historia una manera muy fuerte para expresar los sentimientos de este hombre. Un suministro precioso.La estructura està muy bien elaborada, otra manera de presentar una tema en 1ra persona de un relato fuerte de este personaje.
    El relato nos da un imagen detallada, refinada para probar, demostrar a su inocencia, a través párrafos cortos y fácil a leer.
    Me gusta mucho.
    !Felicidades amiga mía!

    Bahia

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena a todos y a todas1 Me encanta ver qué bien lo pasáis trabajando y admiro vuestra creatividad.

    ResponderEliminar
  3. Clara,

    Leí tu texto como si jugara en adivinar a quienes proporcionaba el protagonista, verdadero energúmeno, sus “preciosos” cuidados. Su lenguaje da al lector un anticipo sobre la persona y personalidad del “conserje”. Pero poquito a poco se desvela en los párrafos la realidad tal y como la cuenta con mucha ligereza “el justiciero” con un lenguaje sencillo y muy suyo. (Escapado de un manicomio pero lógico dentro de su locura)
    Un cuento entrañable, un estilo muy interesante y una técnica de narración que atrapa al lector y aumenta su interés y su curiosidad a lo largo del texto.
    ¡Me encanta tu cuento!
    ¡Enhorabuena!
    Rkia


    ResponderEliminar
  4. Clara, verdaderamente en cada cuento o historia me dejas sin palabras. Esta es una historia muy bien elaborada, en donde el protagonista, el conserje-loco, va desvelando poco a poco aspectos de su personalidad y los hechos que le llevaron a hacer lo que hizo. Un lenguaje muy bien escogido y una técnica de escritura novedosa para mí.
    Enhorabuena, compañera y amiga.
    Anastasio

    ResponderEliminar
  5. Clara,!qué maestría con la que escribes! Es impresionante cómo manipulas los hilos de tus historias:"El principio de los principios".un cuento precioso por su trama, por sus valiosas palabras y su estilo excepcional. A través este cuento, siento la voz afectuosa y profunda a la vez de una escritora profesional.
    Me encanta.

    Enhorabuena Estimada Clara
    Fatima

    ResponderEliminar
  6. Clara
    Una vez más, soy realmente impresionado y hay de que: una técnica de escritura notable, un arte de destilar la información con la buena dosis, un humor bien ajustado (¿Tiene usted un problema auditivo? muy serio, señor juez), una descripción excelente y simplemente magistral del personaje a través de su lenguaje muy bien escogido que oscila entre lo que es correcto de lo que no es.
    Bravo querida Clara
    Abdellah

    ResponderEliminar

No olvides que nos importa tu opinión... Comenta nuestros textos, cuentos y poemas... Gracias.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)