TALLER DE ESCRITURA "A ORILLAS DEL BU REGREG" DEL INSTITUTO CERVANTES DE RABAT

Bienvenidos a «A ORILLAS DEL BU REGREG», el blog de los integrantes del TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA CREATIVA, un curso especial que realizamos desde hace ocho años en el INSTITUTO CERVANTES de RABAT (MARRUECOS). En este espacio damos a conocer los EJERCICIOS DE ESCRITURA que se proponen en clase y que realizan nuestros alumnos, aunque también publicamos colaboraciones de nuestros lectores.

Muchas gracias por leernos y por compartir vuestras opiniones.
Ester Rabasco Macías (profesora del Taller)

Nuestro canal en YouTube: A ORILLAS DEL BU REGREG https://www.youtube.com/channel/UCOxmhYlix9perGlx2QEioag

CONSULTA NUESTRA PROGRAMACIÓN 2017-2018:

https://drive.google.com/file/d/0B058JyBmRRpaQTMyTzVWNUdOTjA/view

En el taller...

En el taller...
Aquí estamos, un día de mayo de 2016...

IMÁGENES DEL TALLER

IMÁGENES DEL TALLER
Comentando un cuento...

lunes, 23 de mayo de 2016

«SIN PRINCIPIO NI FINAL» de ALBENA VLAEVA

      No estoy segura de que todo fuera así, pero fue ella quien empezó a contarme la historia. Una historia como tantas otras, que no tiene un verdadero principio, ni un verdadero final. Igual que una ráfaga de la realidad reflejada por distintas miradas. Al menos eso me parece...
En los más antiguos recuerdos sigue vivaz la imagen de la calle que nos acogía acomodada a nuestra medida. No estaba bordeada por estrictas aceras, sino por complacientes jardines para alejar nuestros juegos de las casas, ocultas tras mucha vegetación y vallas de madera. Aunque era recta, no atraía a los coches. Gracias a que los intrusos vehículos eran escasos, nosotros éramos los verdaderos dueños de toda la calle desde su principio allí, en la estática cuadratura de la pequeña plaza, hasta las vías del tranvía que anunciaban su fin. Se recorría en un par de pedaleos, pero por muy pequeña que fuera, nos concedía todo el espacio necesario para reunir alegrías, medir imaginaciones, intercambiar secretos o para vencer nuestras tristezas en nuestros juegos diarios. Más cómplice era la calle en las largas tardes de verano, porque nos aseguraba todo el tiempo del mundo y suficiente discreción para ensayar las primeras travesuras y exhibir nuestras aptitudes. Tenía un encanto especial en el instante en que caían los rayos violetas, poco antes de que tuviéramos que volver a casa. A nuestro alrededor, la oscuridad difuminaba poco a poco toda existencia, dejándonos aislados en un mundo muy importante, disimulado para los adultos por la penumbra que creaban unas pocas farolas y, si teníamos suerte, las enormes estrellas.
Para dar nuestra dirección, habíamos aprendido el nombre de la calle, un nombre demasiado formal, demasiado largo, compuesto de los impronunciables nombre y apellido de un general ruso. Sonaba grave y ajeno. Cosas incomprensibles de adultos. Tampoco los impersonales números de nuestras casas se conformaban con sus identidades. A mi casa, por ejemplo, le tocaba el número 4 porque estaba cerca de la plaza donde empezaba la calle, me habían explicado. Un número soso, que no tenía nada que ver con el aspecto de una casa que escondía mil y un secretos. Una rápida ojeada a la calle permitía constatar que, tras el nogal de la derecha y el avellano de la izquierda, allí quedaba un tanto retirada una casa pequeñita, no muy común, de ascéticos ladrillos rojos y de tres plantas muy distintas entre sí. La primera planta no tenía ventanas que dieran a la calle, sino una especie de bulto enorme de madera que, en realidad, era un pequeñito cuarto, seguramente de construcción posterior. Era un escondite ideal durante los juegos, pero la cadena del pequeño portillo, siempre cerrada, impedía cualquier intento de traspaso. A veces, mirando a través de los agujeros de las junturas colocadas entre las planchas de las paredes, veíamos los ángulos de cajas metálicas llenas de tesoros o, bien, algo semejante al baúl de mi abuela, donde se protegían manteles, ropas y jerséis que habían sobrevivido tras muchas modas, un fragmento de un marco vacío, unos cuantos libros sobre una pila de cartones... La  segunda planta, la de mis padres, se presentaba con dos ventanas de dos hojas cada una, que miraban hacia la calle y le proporcionaban un aspecto de casa dibujada por un niño. La más atractiva era la tercera planta, protegida por un enorme techo de cuatro aguas cubierto de tejas carmín, que se alzaba hasta el cielo. Enfrente de la calle, las tejas cedían su lugar a dos grandes tragaluces. Como en las ilustraciones de mis cuentos.
En la planta baja vivía una señora mayor. Su piso tenía pocas y pequeñas ventanas y todas ellas estaban situadas en el lado opuesto de la calle, allí dónde desembocaba la escalera de la segunda y la tercera planta. Así, el camino de entrada y de salida quedaba custodiado por su mirada. Al verme pasar, aquella señora no perdía la ocasión de abrir la ventana y de regañarme por hacer ruido, por no saludarla, por mirarla de mala manera, por todo o por nada...Quería castigarme amenazándome con que iba a contar todas mis travesuras, de las que sabía más que yo, a mi maestra, y es que a ella le gustaba vengarse por no tener amigos. Yo no era la única responsable de todo lo malo que le pasaba, así que mis amigos también la evitaban… Y como nunca había sido joven, no podía saber que sus reprimendas no servirían para nada. ¡Pobres aquellos gatos que vivían a su lado y la soportaban! No entendíamos por qué una señora de pequeña estatura, siempre envuelta en ropa oscura sin color alguno, de escaso pelo, gris, con un rostro que lucía un blanco fantasma, tenía nombre de reina: Victoria. Ese no era su verdadero nombre; eso estaba claro. Seguro que lo había robado. A mí no me iba a robar la calma, porque ella no era nada más que un diseño inofensivo de una mala reina que se había escapado de un libro, pero pronto se vería obligada a regresar, porque la encontraría la verdadera y buena reina Victoria para recuperar su nombre y para encerrarla para siempre en el cuento. Pero yo no se lo diría a nadie, porque los adultos no podrían comprenderlo.
A veces, yo coincidía en la escalera con el joven señor alto y esbelto del ático. Nos dirigíamos un vago saludo. Nunca más palabras de las necesarias. Se llamaba Lilo. Un nombre coloreado de lila. Como el de las flores de los arbustos cultivados por los vecinos que tanto adornaban sus jardines. Alguien dijo que era pintor. Y de verdad lo parecía: con su pelo largo, moreno, recogido por detrás; la barba un poco descuidada; los vaqueros de siempre; un aura aromática de cigarrillo y, sobre todo, una mirada un tanto ausente ocupada en algo suyo, quizás imaginando los colores de los pensamientos. En el ático, con aquellos tragaluces de encanto, no era posible que viviera alguien que no se dedicara al arte. Cuando yo regresaba a casa a oscuras, veía la luz que resplandecía desde los tragaluces y fantaseaba con ver los cuadros que aquel pintor debía pintar. A mí también me encantaba dibujar, pero me daba vergüenza mostrar mis "cuadros". Me habría encantado que un verdadero pintor me enseñara a dibujar bien. Un día se lo pediría, eso seguro.
Así de sencillo era el mundo. Después vino la prisa por descubrir lo de afuera: la primera escuela, seguida de la otra más grande y más sabia y, después, de mucho más. Amigos, enemigos, gente. Las vacaciones y los recreos poco a poco se iban haciendo esporádicos. Nuestros ratos violáceos habían desaparecido. Por las tardes, no se oían las voces de los niños que jugaban, ni fluctuaba ninguna pandilla de bicis por nuestra calle, que se había convertido en aparcamiento de cochazos. Conservaba el mismo nombre, pero era diferente. En algunos años, muchos jardines habían sido invadidos por pretenciosos edificios de superior altura que la que merecía la calle. Las viviendas de nuestro bonito barrio iban convirtiéndose en cursis. La casa donde yo vivía era de las últimas auténticas que sobrevivían entre aquellos gigantes, aunque fuera muy pequeñita y pareciera asombrada. Desde que el señor Lilo había desaparecido, se habían apagado sus tragaluces. La tercera planta estaba tristemente vacía, sin pinceles, ni pinturas que sin duda habrían creado un mundo maravilloso, aunque imaginario. Entre susurros, corría el rumor que el hombre había emigrado ilegalmente, muy lejos, incluso se mencionaba el Canadá, para evitar una existencia planificada por alguien ajeno y una carrera impuesta desde arriba. Quería disponer él mismo de su propia vida, de su juventud y de su talento. Se suponía, tras puertas cerradas, que habría buscado un porvenir lejos de la caligrafía de los lemas demagógicos del partido y de las imágenes de anuncios para un futuro pintado con falso optimismo. Pero nada de lo que se imaginaba era seguro. La señora Victoria tampoco contaba nada de esta traición. La misma señora que, como lo habían experimentado los vecinos, siempre estaba al corriente de todos sucesos y que, al enterarse de ellos, enseguida hacía correr varios comentarios. Incluso se oyó decir, por entonces, que ella era la responsable de dar información a alguien de todo lo que iba sabiendo de la gente.
El nogal de la derecha y el avellano de la izquierda que había delante de la casa echaban en falta el cielo y perdían, poco a poco, sus melenas. Sus escasas hojas amarilleaban antes de caerse para siempre, hasta que un día de otoño alguien llegó y cortó de raíz aquellos dos esqueletos completamente desnudos. Iban a servir por última vez a la señora Victoria, ya que durante el frío invierno que se aproximaba, sin una calefacción central como la de los nuevos bloques, ella tendría que encender la chimenea cada día. Aquellos últimos años la habían envejecido y, por lo muy débil que estaba ya entonces, no tenía fuerzas para regañar a nadie. Tampoco para recoger la leña y llevarla hasta el cobertizo. Nos pidió entonces que la ayudáramos una vez ¡por favor!, lo cual suponía que por fin entraríamos allí. Hacía una eternidad que nadie le había quitado la cadena. Tras algunos intentos, por fin se produjo un sonido estridente. Ya estábamos dentro. La luz del día entraba con dificultad a través de las telarañas que cubrían los objetos. Para liberar espacio, tuvimos que desplazar unas cajas metálicas que, antaño, habían sido cubiertas de diseños y aparentemente habían contenido lápices de colores de una marca de calidad: «Karandash». Estaban deformadas por la humedad y el tiempo. Bastó con tocarlas para que cayeran salpicando el suelo de un pasado hasta entonces inexistente: diseños de colores ya algo asombradizos, hechos por una mano insegura; algunas fotos de color sepia que mostraban una familia con una niña preciosa, sonriente, siempre vestida de blanco; un montón de cartas atadas con una fina cuerda y envueltas de un tejido deshecho en las esquinas que seguramente antes había sido blanco. Por las palabras escritas en el reverso de algunas fotos, comprendimos que la niña se llamaba Victoria y que, a la sazón, debería de tener más o menos la misma edad que mi vecina.
Nunca he sabido qué le pasó a aquella niña vestida de blanco que había hecho unos dibujos tan parecidos a los míos. No quería preguntárselo a la señora Victoria, ella no me lo diría, porque la había olvidado tras encerrarla entre telarañas.

Albena Vlaeva.
Rabat, mayo de 2016.
Actividad inspirada en un ejercicio de clase basado en el cuento «No es nada» de Carlos Castán.

5 comentarios:

  1. Albena !qué alegría tenerte por aquí!
    Me ha encantado tu cuento. Una historia fresca, ligera y fácil de leer, pero que te transporta hacia la señora Victoria, hacia Lilo y hacia todos sus personajes, y cómo no, a la casa que vista desde la visión del narrador o narradora, parece que está encantada. !Qué ingenuos que somos cuando somos pequeños!
    Enhorabuena y espero que esta historia sea el inicio de muchas más.

    Anastasio

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Albena !

    ¡Me encanta tu cuento!
    Muy agradable de leer y el párrafo que introduce el cuento es interesante porque avisa al lector como en el titulo de que la historia esta “sin principio ni final”.
    ¡Felicidades y bienvenida al blog!
    Rkia

    ResponderEliminar
  3. Vaya cuento Albena ! No entiendo por que no te atreves a escribir ! Esta bien escrito , se nota muy bien que tienes un estilo tuyo , tu huella es muy tocable ! Tus descripciones son bien detalladas como nos habia pedido Ester ! Hiciste un buen guia para presentarnos tu bella calle , puedo muy bien imaginarla y imaginarte a tí tambien en cada parte . Henhorabuena y sigue escribiendo por favor , no me dejes sola !!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias,Anastasio,Rkia,Maria por vuestros muy agradables comentarios.El ejercicio de escritura,tal como nos lo ha ofrecido Ester,ha sido una experiencia formidable y recomendable para los principiantes,en la que más me ha gustado el proceso de la elaboración del cuento:en la entrada-los componentes y las instrucciones propuestas por Ester;después-al mezclarlos con mis recuerdos y con un vapor de imaginación se ha producido una mixtura con varios accidentes corregidos por la vigilancia de Ester;en la salida-un texto muy ligero, casi transparente,porque todo su peso se ha quedado en rojo y negro(más rojo que negro)dentro de los ficheros de la elaboración.Ah,y no se me olvide que si he llegado al final, de una cierta manera es gracias a que he ensayado este proceso,aunque tímidamente,en tus clases,Anastasio.Maria,hasta ahora he preferido saborear vuestras creaciones-siempre con muchísimo gusto,aun silenciosamente- en vez de escribir,pero no puedo negar que este ejercicio ha sido muy agradable y por fin he olvidado mi tonto perfeccionismo!
    Albena

    ResponderEliminar
  5. !Bienvenida Albena en nuestro blog!
    Qué buena historia, una nostalgia muy bien elaborada, llena de recuerdos bonitos, y una descripción tan detallada que nos da una imagen perfecta de alegría. Me he encantado tu cuento.
    La estructura està muy bien elaborada. Escribes màs, tienes la pluma.

    !Felicidades!

    Bahia

    ResponderEliminar

No olvides que nos importa tu opinión... Comenta nuestros textos, cuentos y poemas... Gracias.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Cantando los versos de José Martí.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Iman y Anastasio recitando a Mario Benedetti. Mohammed a la guitarra.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Manal, Ahlam y Assia recitando a Oliverio Girondo.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Rkia recitando a Delmira Agustini

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Bahia recitando a Alfonsina Storni.

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017

RECITAL 9 DE JUNIO DE 2017
Laura & Mohamed y Mohamed & Laura cantando a Alfonsina Storni.

Ensayando para el Día E junio 2015

Ensayando para el Día E junio 2015
Grupo del Taller de Lectura y escritura 2015

Recital 18 de junio de 2016

Recital 18 de junio de 2016
21.00 Instituto Cervantes de Rabat

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Bahia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015, 19.00 -INSTITUTO CERVANTES DE RABAT -

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Aïcha. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Iman.PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Recital del 24 de abril de 2015

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Fatima. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Rabat, 24 de abril de 2015.

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Abdellah. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA

Rkia. PUESTA EN ESCENA DE POESÍA ESPAÑOLA
Viernes, 24 de abril de 2015

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010
Tras la lectura...

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010

Lectura del Taller. 19 de junio de 2010
La lectura

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.

Lectura del Taller. 23 de abril de 2010.
La lectura...

Lectura del Taller.19 de junio de 2010

Lectura del Taller.19 de junio de 2010
Tras la lectura

LOS ESCRITORES DEL BLOG...

LOS ESCRITORES DEL BLOG...
Aixa, Abdellah, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

LOS ESCRITORES DEL BLOG.

LOS ESCRITORES DEL BLOG.
Aixa, Anastasio, Rkia y Abdelkrym (abril de 2013)

Alumnos del Taller

Alumnos del Taller
Tras la clase. Diciembre de 2010

A ORILLAS DEL BU REGREG...

A ORILLAS DEL BU REGREG...
... IMÁGENES QUE FLUYEN... (Fotografía cedida por Abdellah El Hassouni)